Principal

El secreto de la productividad está en tu alimentación

Time

Menos de 3 minutos de lectura

¿Qué vas a aprender con esta nota?

  • Check
  • Consejos para mejorar tu productividad

  • Check
  • Hábitos alimenticios claves en tu productividad laboral

¿Te suena conocida la frase "Eres lo que comes”? Pues en la actualidad también aplica para el ámbito laboral: “Trabajas como comes”. La calidad de tu alimentación y la cantidad de alimentos consumidos repercutirá no sólo en el rendimiento que tengas en tu trabajo, sino en tu calidad de vida.

 

Para entender la importancia de la relación entre alimentación y productividad, basta con leer la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la nutrición:

La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición es una dieta suficiente y equilibrada que, combinada con el ejercicio físico regular, es clave para mantener una buena salud. Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad.

 

Tu productividad al 100

Para mejorar la productividad es necesaria una alimentación suficiente y balanceada. ¿Estás listo para aumentar tu productividad? Estos son algunos consejos que comparte Marien Garza, miembro del Consejo Consultor de Nutriólogos de Herbalife Nutrition:

  • Evita el exceso de carbohidratos simples. Saca de tu cajón los dulces y chocolates; no están permitidos ni en tu casa, ni en tu lugar de trabajo. El consumo de golosinas evita que te mantengas alerta para realizar con éxito tu jornada.
  • Mantente hidratado. Aunque tengas que ir continuamente al baño, necesitas del agua en todo momento. El transporte de nutrientes, y por lo tanto de energía, se da a partir de una buena hidratación. Si te deshidratas, pierdes la concentración mucho más rápido.
  • No olvides el desayuno. Salir de casa sin desayunar es como querer encender el automóvil sin gasolina. Empezar el día con el “tanque lleno” es muy importante.
  • No comas frente a la computadora. Descansar y darle el espacio y lugar adecuados a la alimentación forma parte de los hábitos saludables que mejorarán tu jornada laboral. No salir a comer te puede hacer ganar tiempo para trabajar más, pero a la larga esto deriva en todo lo contrario. Si te saltas comidas, el cuerpo resiente esta deficiencia y en muchas ocasiones esto genera más cansancio, problemas metabólicos y un desgaste innecesario.
  •  Aprende a descansar. El ciclo del hambre y la saciedad está directamente ligado al ciclo del sueño. Es por ello que cualquier persona que quiere tener una vida productiva y sana, debe darse espacios para todo: tiempo de calidad para dormir, comer, trabajar y recrearse.

 

El éxito de la productividad radica en el balance y el equilibrio entre tu jornada laboral y tus hábitos de alimentación saludables, y ¡nunca es tarde para reajustar tus hábitos!


Comment

Up

¿No tienes una cuenta? Registrate aquí

Seacrh