4 señales de salud que debes tomar en cuenta en los cuarentas

Harmonía / 2017-12-26

El riesgo de padecer condiciones de mala salud incrementa en esta década, así que debes estar alerta a las señales que tu cuerpo envía. Ya sea que el trabajo te absorba, que tengas que velar por tus padres ya mayores o cuidar a tus hijos (o las tres a la vez), es fácil dejar a un lado tu propia salud, pero es ahora cuando más tienes que evaluar tu bienestar y planear para el futuro.

 

Te puede interesar: 4 factores que debes cuidar en los treintas para tu buena salud futura

 

Peso: al entrar a los 40 pierdes 1% de tu masa muscular por año. Para mantenerla haz trabajo de fuerza en caderas, brazos, piernas y muslos, que son importantes para la movilidad, el equilibrio y la flexibilidad. Hacerlo dos veces por semana es lo conveniente para retrasar la pérdida de masa muscular. Acude al médico con mayor frecuencia para revisar densidad ósea, porcentaje de grasa y de masa muscular.

 

Sueño: no dormir suficiente (esto es, entre siete y ocho horas por noche) aumenta el riesgo de hipertensión, embolia, obesidad, depresión, además de que te hace lucir mucho mayor. Así que apaga el celular, la tableta o la televisión a buena hora y haz de tus noches una cita obligada con la cama.

 

Nutrición: consume alimentos ricos en sustancias antioxidantes, como frutas, verduras y hortalizas que neutralizan la acción de los radicales libres. Reduce la grasa de origen animal (lácteos, carnes grasas, embutidos), pues al ser grasa saturada incrementa tus niveles de colesterol y se acumula en las paredes de las arterias aumentando el riesgo de arteriosclerosis; para contrarrestar estos efectos aumenta la ingesta de pescado azul, aceite de oliva y semillas, que son alimentos ricos en grasa insaturada. Recuerda que tu metabolismo es más lento y debes mantenerlo acelerado comiendo, religiosamente, cinco veces al día.

 

Suplementos: para prevenir cualquier enfermedad propensa con la edad consume vitamina B12 (para mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos), calcio (huesos fuertes), vitamina D3 (su deficiencia se relaciona con enfermedades del corazón, cáncer, diabetes), magnesio y potasio (regulan la presión arterial), y omega 3 (controla el colesterol malo y previene enfermedades cardiacas).

 

Te puede interesar: Cuidar tu salud en los veintes es clave para tu salud futura

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Conoce nuestra guía de experiencias originales, divertidas y gratuitas para este 14 de febrero.