Finlandia, el país con el mejor método educativo

Harmonía / 2017-06-06

Es difícil, mas no imposible, alcanzar el nivel educativo que hoy tiene Finlandia, pero conocerlo puede ayudarnos a exigir como padres que nuestro gobierno realmente se enfoque en buscar alternativas que ofrezcan un método justo, igualitario y eficiente para nuestros hijos. Esto es lo que Finlandia ha hecho…

 

Hoy en día, el país que posee el sistema de estudio más exitoso del mundo es Finlandia. Pero, ¿qué han hecho diferente en este país europeo? ¿Cómo lo lograron, si al final de la segunda guerra mundial Finlandia era más bien un país pobre?

 

La respuesta a ambas preguntas es muy sencilla: Finlandia construyó una economía fuerte, un funcionamiento comprometido por parte de sus instituciones públicas, un sistema de salud confiable y un gobierno estable y honesto al concentrarse en mejorar, enriquecer y fortalecer su sistema educativo.

 

Basta con ver los resultados que ha obtenido Finlandia en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes para darse cuenta del alto nivel académico de este país. En resumen, es el país europeo con mejor puntuación. Para conseguir esto, hicieron un proceso que les llevó varios años perfeccionar.

 

 

NINGÚN NIÑO SE QUEDA SIN APRENDER

Primero pensaron en un método que garantizara que ningún alumno quedara excluido del aprendizaje, al permitir a los maestros controlar los planes de estudio para adaptarlos a las condiciones sociales, económicas y de aprendizaje de su grupo. En otras palabras, la autonomía en las aulas es un punto clave para cubrir las necesidades específicas de los alumnos, en lugar de homogenizarlos a todos o de presentar planes de estudio que se adaptan a la ideología del gobierno en turno.

 

Aunado a ello, para evitar que algún niño se quede atrás por cuestiones económicas, hicieron del 95% de los colegios instituciones públicas que aportan, también, el material a utilizar y el comedor.

 

Además, las familias pueden elegir el colegio que más les guste aunque no necesariamente les corresponda por cercanía. Y si la institución está a más de 5 kilómetros de donde viven, se les paga el transporte. ¿Parece no ser redituable? Lo cierto es que todos los colegios tienen tan buen nivel que la mayoría elige el que les queda más cerca.

 

 

PROHIBIDAS LAS CALIFICACIONES

El número de años y de horas que los alumnos pasan en la escuela no es mayor que el de otros países. De hecho, la educación obligatoria comienza a los 7 años, cuando se considera que tienen la madurez suficiente para asimilar los conocimientos. ¿Calificaciones numéricas? No las hay sino hasta los 10 u 11 años, cuando un niño ya tiene mayor capacidad de soportar cierta presión.

 

 

PROFESORES MOTIVADOS Y BIEN REMUNERADOS

Pero la pieza clave del sistema es el profesor. Para ser maestro en Finlandia se debe tener título universitario con promedio superior a 9 y tener una maestría en docencia. Además, los profesores deben seguir procesos de formación adicionales y un punto importantísimo es que se les paga bien, según el dinero que el Estado destina a cada colegio, el cual, a su vez, depende del número de alumnos que éste atraiga.

 

Además, si son buenos profesores pueden ser acreedores de importantes incentivos monetarios, así como de reconocimiento social, algo que rara vez sucede en otros países. Por supuesto, esto también mantiene a los docentes motivados y, por ello, buscan formarse de manera permanente. En cuanto a su papel, la figura del profesor es muy respetada en la sociedad finlandesa. De hecho, es una de las profesiones mejor consideradas en el país.

 

 

APRENDIZAJE FENOMENOLÓGICO

Algo más que distingue al sistema finlandés es que se ha liberado de las materias para promover un acercamiento a la vida a través de la educación, algo indispensable para el siglo XXI. A esta metodología se le conoce como aprendizaje fenomenológico.

 

En el aprendizaje fenomenológico la enseñanza parte de fenómenos reales que se estudian como entidades completas, en su contexto real y de manera interdisciplinaria. Esto quiere decir que en lugar de estudiar una materia aislada los alumnos estudian procesos del mundo que les rodea, y para entenderlos realizan un estudio profundo desde diversas perspectivas, es decir, abarcándolos a partir de ciertos temas de la historia, la tecnología, la literatura, la física, etc., que permitan comprenderlos. Así, no se estudian conceptos aislados, fórmulas sin sentido ni fechas que se olvidan, sino que se entienden situaciones con sus causas y consecuencias, se desarrolla un sentido crítico (tanto de manera individual como en equipo), se promueven habilidades comunicativas y de expresión artística y se elaboran juicios de valor a partir de estudiar y comprender problemas que conforman su realidad.

 

Te puede interesar: Escuelas de Finlandia eliminan asignaturas

 

Con todo lo anterior, Finlandia ha logrado que la educación se eleve a un nivel holístico, ha superado las aulas para convertir a sus alumnos en individuos capaces de entender su contexto social y el de otras partes del mundo; ha transformado las materias en herramientas para construir el conocimiento y ha promovido el trabajo interdisciplinario entre profesores especialistas de diversos temas para abordar un mismo problema, y entre los alumnos que aportan distintas habilidades que enriquecen, también, el proceso de enseñanza-aprendizaje. 

 

Si quieres saber más de métodos educativos en México, te pueden interesar: Guía de métodos educativos, Constructivismo, Montessori, Ecléctico.

 

Te puede interesar: Kiva, el  método que ha reducido el bullying en Finlandia

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar