Aprovecha inteligentemente la información de las etiquetas de alimento

Harmonía / 2017-06-16

En un mundo totalmente orgánico, saludable e ideal, obtendríamos nuestros alimentos localmente y las certezas sobre su constitución y procedencia nos ahorrarían la tarea de tener que analizar las etiquetas. Sin embargo, en el mundo en el que vivimos actualmente, la mayoría de nosotros obtenemos nuestros alimentos de supermercados y otras tiendas. Además, los alimentos que consumimos no siempre son frescos o locales y algunos contienen una serie de conservadores y otros químicos cuyo nombre apenas podemos pronunciar, lo cual no significa que podamos simplemente ignorar las etiquetas y su información. Bueno, en realidad sí podemos ignorarlas, pero no nos conviene; de hecho, lo mejor que podemos hacer por nuestra salud y la de nuestra familia es educarnos un poco sobre cómo aprovechar la información de las etiquetas. Estos son algunos puntos básicos que debes tomar en cuenta.

 

1. Código PLU

Este código representa un estándar internacional avalado por la Federación Internacional para Productos Estandarizados y va dirigido a los comerciantes. Contiene información sobre qué tratamiento y tipo de cultivo han recibido las frutas y verduras que compramos; basta con fijarnos en los dígitos de su código PLU. Existen códigos de cuatro dígitos y de cinco dígitos que comienzan con el número 9 y 8. Consulta los detalles sobre qué significa cada uno aquí.

 

2. Frente del producto

Usualmente, esta parte del empaque contiene premisas diseñadas para llamar la atención de los consumidores. Estas premisas incluyen palabras atractivas como “saludable”, “100% natural”, “bajo en grasa” o “alto en fibra”, entre otras. Lo mejor es que no te dejes llevar por esto y verifiques la información de la tabla nutrimental para cerciorarte de que es cierto. 

 

Te puede interesar: Los 3 básicos para leer etiquetas

 

3. Ingredientes

Éstos siempre están en una lista en la que el primer lugar pertenece al ingrediente que más contiene el producto. Aquí también se especifican los aditivos, espesantes, colorantes y conservadores. Toma en cuenta que entre menos de estos ingredientes contenga el producto que quieres comprar es mejor. Recuerda que es importante también verificar la cantidad de azúcar que contiene, así como la cantidad y el tipo de grasas. 

 

4. Tabla nutrimental

Lo primero que debes tomar en cuenta es el tamaño de la porción y cuántas porciones contiene el paquete de lo que deseas comprar. Luego verifica a cuántas calorías equivale cada porción. También verifica algunos otros aspectos, para cerciorarte de que este producto es genuinamente saludable y balanceado. 

 

Con información de WH Foods

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Sabes interpretar la información de las etiquetas?

Te podría interesar

Te podría interesar