Los malos hábitos financieros que toda familia debe evitar

Edith Gómez / 2018-04-04

Aprender a manejar el dinero desde niños es una buena forma de enseñarle a tus hijos los hábitos financieros correctos para el futuro. El cuidado del dinero te puede llevar a ser millonario algún día, o, por lo menos, a saber cuidarlo y poder darle lo mejor a tu familia.

 

No es sencillo ser padre o madre de familia. Muchas veces los gastos se acumulan y hay que pagar cuentas en todo momento. Lo importante es que desde un principio tengas un plan financiero y sepas enseñarle a tus hijos que el dinero se debe respetar y cuidar muy bien. Los malos hábitos financieros se aprenden fácilmente y, por desgracia, se llevan toda la vida, por lo que es tu responsabilidad demostrarle a tus hijos cómo ganar y ahorrar dinero.

 

 Estos son algunos de los malos hábitos financieros que tu familia debe intentar evitar:

 

Guardar el dinero en casa

Es muy común que las personas obtengan algo de dinero extra y sientan que deban salvarlo en un lugar seguro del hogar. Lo cierto es que este dinero se ahorra mejor si se pone en una cuenta bancaria, pues los bancos son seguros y eficientes, pero sobre todo, aseguran que no gastes el dinero rápida o impulsivamente, pues no tienes acceso inmediato a él. También puede ser bueno pensar en invertir en algo que sepas que producirá dinero a largo plazo.

 

Comprar cosas sin planearlo antes

Es cierto que a veces encontramos algo que queremos sin haberlo deseado antes y lo compramos. Cuando esto pasa espontáneamente no afecta mucho nuestro estatus financiero, pero cuando las compras se hacen muy constantemente y sin planeación previa, nos podemos ver en un embrollo. No es malo ser un papá que diga "no" a veces, pues le estás enseñando a tus hijos que las cosas cuestan dinero y que para conseguirlas hay que saber ahorrar y planificar.

 

Aumentar la deuda de tarjetas de crédito

Nunca es sencillo llevar cuentas sin utilizar la tarjeta de crédito, pero lo cierto es que a veces las familias tienden a aumentar su deuda de tarjeta de crédito sin llevar la cuenta. Al final, una deuda muy grande te puede llevar a la bancarrota y puede destruir tu crédito financiero. Tampoco es recomendable que saques préstamos personales para este tipo de deuda, pues al final acumulas intereses y debes pagar más dinero. Procura pagar más que el mínimo de tus tarjetas de crédito y utilízalas de manera sabia, sólo cuando realmente lo necesitas. Enséñale desde un principio a tus hijos que las tarjetas de crédito son para emergencias y que de ellos también depende su uso.

 

No saber decir "no"

Como ya lo dijimos, saber decir "no" puede ser conveniente para los padres, pues los límites le enseñan más a los niños que la complacencia en todo momento. De la misma forma, también debes saber decirle "no" a tus amigos o familiares; no te conviertas en quien paga por todo. Recuerda que, para que tu negativa sea eficiente, debes dar un motivo; explícales a tus hijos el porqué de tu negación, pues el propósito es que comprendan que hay otras prioridades para el dinero en aquel momento.

 

Creerte superior

Muchas familias cometen el error de creer que llevan todo muy bien. Constantemente sienten que tienen la capacidad de darse lujos y gastar dinero, pero la realidad es que poco a poco las cuentas cambian y también lo hace su situación financiera. Aunque es bueno darse algunos espacios para gastar ahorros en cosas que te hacen feliz, también debes estar muy atento de tu estado financiero y de tus deudas. Nunca es bueno creerte superior a los demás y a tus deudas, pues el dinero no estará para siempre.

 

Estos son sólo algunos malos hábitos financieros que las familias cometen, pero hay muchas cosas que pueden llevarte a gastar el dinero de forma errónea. Es mejor que busques consejo; por ejemplo, si puedes ganar dinero solicitando un crédito y ahorrar al mismo tiempo. No te quedes atrás de tus cuentas, pero de paso enséñale a tus hijos cómo pueden cuidar el dinero para el futuro.

Te podría interesar: