Teoría del apego: un acercamiento a la forma como nos relacionamos

Magaly Olivera / 2017-07-31

Los seres humanos tenemos la capacidad de vivir tanto en aislamiento como en sociedad. Sin embargo, es más común y muchas veces más saludable vivir rodeado de personas con las que establecemos distintos nexos y con las cuales formamos relaciones de corto y largo plazo.

 

Aunque establecer y mantener relaciones es propio de la mayoría de las personas, son muchos los casos de gente que se siente incómoda con su manera de entablar vínculos con los demás. Por eso, la psicología ha centrado gran parte de su atención en comprender de qué manera nos relacionamos y cómo podemos volver nuestros vínculos más asertivos.

 

Desde la teoría del psicoanálisis hasta la terapia sistémica, muchas han sido las aproximaciones que se han realizado para conocer e interpretar al ser humano en sociedad. Esta vez queremos hablar de una en particular: la teoría del apego.

 

La teoría del apego fue concebida hace más de 50 años por el psicoanalista británico John Bowlby. Con el paso del tiempo, esta corriente ha adquirido más seguidores y ahora es aplicada en distintos contextos por psicólogos de varias escuelas de pensamiento. Por ejemplo, la teoría del apego beneficia el estudio de las relaciones en las escuelas, las familias y las parejas.

 

El fundamento principal de la teoría del apego es que los apegos que vivimos cuando somos niños influyen de manera profunda nuestro comportamiento como adultos. Por ejemplo, pueden determinar el apego que practicamos en nuestras relaciones o el apego que sentimos por los objetos materiales, como el celular.

 

Si te interesa este tema, te recomendamos: ¿Por qué sentimos apego por las cosas?

 

La teoría del apego considera que desde el final de nuestro primer año de vida ya tenemos una tendencia bastante definida de cómo nos relacionamos con las demás personas y objetos, fundamentada en lo que vemos en nuestros padres y la manera en que se relacionan entre sí, así como en la manera en que nuestros padres y cuidadores importantes nos tratan.

 

La justificación de esta teoría tiene que ver con la importancia que tiene para el recién nacido comprender cómo puede sobrevivir en el mundo, y esta información la obtiene al imitar lo que observa. Así, si recibimos mucho apego cuando fuimos niños, lo más probable es que imitemos esta conducta.

 

No obstante, aunque para la teoría del apego estos rasgos se obtienen desde que somos pequeños, no debemos pensar que nuestra educación infantil es un limitante. El apego puede reducirse o incrementarse cada día, mediante pensamientos y acciones concretas. Es decir, depende de cada persona cuánto permite que el apego se integre y manifieste en su manera de pensar, y todos somos capaces de erradicar el apego de nuestras relaciones personales o materiales, sólo es cuestión de voluntad.

 

Si quieres conocer algunas técnicas para erradicar el apego en tus relaciones, visita aquí, y si quieres conocer más posibilidades de desapego, no te pierdas estas 10 frases de Osho para amar sin apego.  

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te identificas con la teoría del apego?
¿Has sentido apego por personas u objetos?
¿Cómo reduces esta sensación?