Sexo en el embarazo, cómo vencer la inseguridad

Harmonía / 2016-10-28

Muchas mujeres sienten que su líbido aumenta durante el embarazo, los cambios físicos que experimenta su cuerpo, como senos más grandes, vientre redondo y caderas más anchas, las hacen sentirse más sexys y deseables. Sin embargo, para muchas otras significa el fin de su vida sexual. Esto no se debe a que pierdan el deseo o no quieran tener relaciones, sino a que no logran estar cómodas con sus nuevos cuerpos, por el contrario, se sienten gordas, torpes y poco atractivas, así que rechazan cualquier acercamiento erótico, lo que casi siempre repercute en la conexión con sus parejas y puede ser motivo de fricciones y peleas dentro de la relación. ¿Cómo evitarlo?

 

Lo primero que debes hacer si estás embarazada y te sientes insegura respecto a tu cuerpo es aceptar el hoy. Si bien se trata de un proceso transitorio y evidentemente no vas a lucir así para siempre, lo importante no es enfocarte en el momento en que logras "recuperar tu figura" sino en el presente. Es decir, esta que ves en el espejo eres tú ahora y mereces el mismo amor y el mismo respeto que la tú de hace unos meses y que la tú que serás en el futuro. Todos los seres humanos que ves a tu alrededor, todas las personas que amas y que te aman provienen de un cuerpo exactamente como el tuyo, no hay nada de terrible o anormal en eso. 

 

Te interesa: Aprende a aceptar los cambios físicos durante el embarazo

 

Aceptar tu nuevo cuerpo puede llevarte algún tiempo, pero tendrás que hacerlo tarde o temprano, y el post parto te será mucho más sencillo si lo haces desde los primeros meses de tu embarazo. Deja de pensar este momento de tu vida como un duelo, no estás "perdiendo tu figura" o "dejando tu ropa", si te lo narras de esa forma vas a sufrir innecesariamente una etapa que debería ser maravillosa. Tu figura no se está "perdiendo", está cambiando al igual que muchas otras cosas en tu vida, tú eliges si quieres vivir estos cambios como nuevas oportunidades o como pérdidas.

 

Una vez que hayas hecho las paces contigo misma, es momento de hablar con tu pareja. Recuerda que si tú no se los dices, él no tiene forma de conocer tus miedos y sólo se sentirá herido y rechazado si cuando te busca tú te niegas. Explícale cómo te sientes y qué es lo que te incomoda, no tienes nada de que avergonzarte, lo más probable es que te diga que le resultas aún más atractiva embarazada (lo creas o no, es bastante común) y todo se resuelva después de una buena plática. Una vez que dejamos nuestros complejos fuera de la cama, el sexo durante el embarazo puede ser una experiencia realmente muy poderosa y placentera.

 

También existe la posibilidad de que tu pareja tema causarles algún daño a ti o al bebé si tienen relaciones durante tu embarazo. Muchos hombres (y mujeres) pueden creer que el bebé es capaz de notar cuando eso ocurre. La realidad es que si tu embarazo es normal y tu médico no te ha especificado que debes suspender las relaciones sexuales, no existe riesgo alguno y puede practicarlas tranquilamente. Lo importante es que nunca dejen de comunicarse, cuéntense todas las cosas que les preocupan y hagan una lista para llevarla con ustedes a su siguiente consulta con el médico. Pregunten absolutamente todo lo que necesiten cuantas veces necesiten. No sólo su vida sexual se verá beneficiada, también su paz mental.

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué repercusiones ha tenido tu embarazo en tu vida sexual? ¿Ha mejorado? ¿Te ha inhibido?

Te podría interesar

Te podría interesar