¿Qué sabes del poliamor?

/ 2016-01-14

"Poliamor" es un neologismo que proviene de la unión del vocablo griego poli y el latino amor, la palabra como tal fue utilizada por primera vez en inglés: polyamory y posteriormente traducida al español como poliamor. El poliamor rechaza la exclusividad sexual en las relaciones amorosas y no la considera necesaria para crear lazos profundos y duraderos. Cualquier persona, soltera o casada (en un matrimonio abierto, por ejemplo) puede probar el poliamor en alguna de sus modalidades (que explicaremos más adelante), el término también es incluyente con cualquier orientación sexual, no todas las relaciones poliamorosas son exclusivamente heterosexuales, de hecho, es bastante común la bisexualidad y las relaciones poliamorosas entre personas del mismo sexo.

 

Es un mito que los poliamorosos no crean en la fidelidad, por el contrario, todas las relaciones que se dan en un contexto poliamoroso son consensuadas y se negocian previamente, mantener los límites claros es indispensable para que la relación poliamorosa funcione. Lo que el poliamor rechaza no es la fidelidad sino los celos y la posesión. La práctica defiende que todas las personas tienen derecho a explorar sus deseos por otras personas siempre y cuando haya un consenso entre los miembros de la relación que pueden variar muchísimo. Una relación poliamorosa puede estar conformada, por ejemplo, por una pareja que ha decidido "abrir su matrimonio", entonces cada uno puede tener una relación con otra persona aunque no vivan juntos los cuatro, también hay matrimonios que han llevado a sus nuevas relaciones a vivir con ellos o matrimonios que han incluido solamente una persona más de la que ambos se han enamorado; y, por supuesto, hay muchas personas solteras que practican el poliamor porque tienen más de una pareja de manera consensuada pero prefieren vivir solas.

 

Una cosa muy importante que entender sobre el poliamor es que no es una manera de evitar el compromiso, como creen muchas personas, al contrario, lo que pretende es lograr relaciones realmente comprometidas donde no haya cabida para la manipulación ni las mentiras. Buscar una relación poliamorosa creyendo que no habrá compromiso sería un grave error, la mayoría de estas relaciones son muy estables y buscan compromiso aunque no en los términos de exclusividad que exigen las normas sociales convencionales y que, valga recordar, son traicionados constantemente ocasionando sufrimiento a la pareja. Como se mencionó con anterioridad, no todas las relaciones poliamorosas son iguales, existen dos modalidades principales que pueden variar dependiendo de los miembros de la relación y sus necesidades:

 

1. En la primer modalidad todos los miembros de la relación tienen los mismos derechos y se comprometen a las mismas cosas, puede haber tres, cuatro o cinco personas involucradas, a veces algún miembro abandona la relación y llega uno nuevo pero no es la norma. En este tipo de acuerdos no es común que se permita el intercambio sexual con personas fuera de la relación, es decir, practican una especie de polifidelidad. 

 

2. El poliamor jerárquico. Aquí hay relaciones principales y relaciones secundarias, por ejemplo, cuando se trata de un matrimonio abierto que ha incursionado en el poliamor, la relación principal sigue siendo la de los miembros del matrimonio y son ellos quienes ponen las reglas. El sexo con personas fuera de la relación casi siempre está permitido. En esta categoría también se encuentran las relaciones donde uno de los miembros es monógamo y el otro poliamoroso porque así lo han decidido entre ambos.

 

Ahora bien, no todo en el poliamor es utopía, los seres humanos estamos educados para querer poseer aquello que amamos y no es sencillo desprogramar ese deseo, la buena noticia es que tampoco es necesario. El poliamor es una elección de vida y una forma de ejercer la sexualidad como muchas otras y funciona para ciertas personas pero no para todas. Existen algunas personas poliamorosas que han hecho de su elección una militancia e intentarán convencerte de lo absurdo de la monogamía, igualmente existen personas que no saben ocuparse de sus propios asuntos e intentaran convencerte de que el poliamor es una inmoralidad antinatural. Puedes escuchar a estas personas. O no. Pero nunca está de más conocer tus opciones.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: