¿Qué dice sobre nuestras emociones la presencia de una enfermedad de transmisión sexual?

Harmonía / 2016-11-30

Todas las experiencias que vivimos modifican de una o de otra forma nuestro cuerpo emocional y nuestro cuerpo físico. Prueba de ello es que a veces podemos enfermarnos de la garganta por no expresar nuestra opinión o del estómago por guardar rencores. ¿Te ha pasado? 

 

Lo que sucede es que en el cuerpo se encuentran diversos centros energéticos que resienten los cambios en las emociones que vivimos día con día. Un ejemplo de esto son los chakras, que precisamente se identifican como puntos en los cuales la energía se concentra de acuerdo con características en particular de esa zona del cuerpo. Del mismo modo funciona la acupuntura, por citar otro ejemplo, que trabaja con áreas específicas del cuerpo de acuerdo con el malestar que se esté tratando en cada persona. 

 

Nota relacionada: Ejercicios sencillos para desbloquear la energía contenida en cada uno de tus 7 chakras

 

Las enfermedades de transmisión sexual también se relacionan directamente con las emociones, sobre todo en las mujeres y sobre todo en las emociones que se relacionan con su poder femenino. La zona del cuerpo donde se manifiestan los conflictos con la energía femenina es el útero. 

 

Esto ocurre porque el útero es mucho más que un simple órgano en el cuerpo de las mujeres. En el útero se centra gran parte del potencial energético femenino, pues es fuente de fertilidad y poder. Ahí se desarrollan los seres vivos, ahí nace el placer y ahí se encuentra el reflejo del corazón femenino. 

 

Las enfermedades de transmisión sexual representan, entonces, un conflicto con la feminidad. Esto puede ocurrir por involucrarse en una relación sin respeto o con sometimiento, por descuidarnos como mujeres y no cuidar nuestra higiene o por rechazar nuestra menstruación y no atendernos, entre otras razones. 

 

Los problemas en los órganos sexuales de las mujeres pueden hacernos sentir incómodas, con poca autoestima e inseguras. Es importante cuidar nuestro cuerpo y nuestras emociones, vigilando el tipo de relaciones en las que nos involucramos y prestando atención a las propias necesidades de nuestro cuerpo. 

 

Si sientes que has pasado por momentos que pueden perjudicar la estabilidad de tu energía femenina conoce más sobre la importancia de sanar el útero para reconciliarte con tu feminidad aquí; y si quieres aprender una meditación para sanar tu útero, visita este enlace

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Consideras que existe un vínculo entre el cuerpo y las emociones?
¿Has sentido que te enfermas por lo que sientes?

Te podría interesar

Te podría interesar

sexualidad/el_sexo_casual_puede_provocar_ansiedad