"Porno plateado": el boom del entretenimiento para adultos mayores en Japón

Harmonía / 2016-06-01

 

 

Como todas las formas de entretenimiento, el porno también refleja un sesgo que puede considerarse discriminatorio: está hecho generalmente para satisfacer los deseos idealizados de una sociedad excluyente, centrada en el culto a la juventud y con una visión predominantemente masculina o falocéntrica. Esto funciona de manera casi global, aunque con algunas excepciones. Como vimos anteriormente, el porno con una óptica más femenina es uno de los temas de moda. Y en los últimos años en Japón se ha generado toda una industria de geronto-porno que busca captar el importante mercado que representa ese grupo de edad en Japón. A la manera de un eufemismos de las canas que se presentan en las personas de la tercera edad (aunque muchos actores suelen teñirse el cabello) se ha llamado a este género "porno plateado".

 

Japón se caracteriza por ser un país en el que las personas tienen una alta expectativa de vida (los pobladores de Okinawa tienen el promedio más alto de centenarios en el mundo); actualmente 32 millones de personas tienen más de 65 años o más, lo que representa la cuarta parte de la población total. Esta cifra seguramente subirá en los siguientes años ya que los japoneses no están teniendo muchos hijos y se espera que la expectativa de vida siga subiendo.  

 

Según el NY Daily News la industria para adulto en Japón genera cerca de 20 mil millones de dólares al año, de los cuales entre el 20 y el 30% proviene de hombres y mujeres de la tercera edad, algo realmente inusitado.

 

Son diversos los factores que explican este interés creciente. Por una parte quizás tenga que ver con la vitalidad de los japoneses, un pueblo que generalmente cultiva hábitos saludables, tanto en su dieta com en su filosofía, lo cual podría significar una cierta conservación de la libido a una edad avanzada. Por otro lado, está el hecho de que la industria ha generado estrellas con los cuales los adultos mayores pueden identificarse, como es el caso del octagenario Shigigeo Tokuda, quien ha realizado cientos de cintas y se ha convertido en una leyenda.

 

El director Fumiaki Kimura explica que en el gusto al porno también se rompen los géneros y que en Japón en los últimos dieza años el "porno para adultos mayores se ha vuelto muy popular. Las parejas viejas lo ven juntos porque sienten una conexión, un sentido de cercanía o familiaridad al ser de la misma edad".

 

La sexualidad en Japón es bastante peculiar para el occidental promedio y aunque en primera instancia se podría pensar que los japoneses son muy reservados, esto o significa que no tengan una sexualidad en muchos aspectos más abierta que algunos países como México. Un ejemplo de esto es el festival anual del pene y la vagina o el provocativo y políticamente incorrecto arte erótico de Nobayashu Araki. 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar