Pasar menos tiempo en tu celular puede mejorar tu vida sexual

Harmonía / 2017-04-07

El uso del teléfono celular ha reconfigurado la manera en que nos desenvolvemos casi en todos los aspectos de la vida. Buscamos una dirección a través de unos de los servicios de mapas y ya sabemos cómo llegar y cuánto tiempo invertiremos. Buscamos un restaurante de nuestro gusto al consultar las reseñas de un sinnúmero de personas en línea. Compramos ropa, libros, artículos electrónicos, comida. Y aunque ya contábamos con ordenador y tablet, el uso del celular, un gadget de lo más individual, nos hace más sencilla la vida. Por eso pasamos conectados las 24 horas del día (sí, las 24, incluso cuando estamos dormidos). Pero hay un aspecto de la vida que el uso del celular no está mejorando pues, al contrario, hace que la calidad de nuestras relaciones sexuales se deteriore. 

 

Aunque no lo queramos aceptar el celular es una distracción; de hecho, ocurren muchos accidentes por abusar del uso de un gadget. Con el celular parece que pudiéramos estar en muchas partes al mismo tiempo, y esa omnipresencia aparente nos seduce. El problema es que nuestra atención se divide y nunca estamos en el lugar donde sí deberíamos estar: el presente, el lugar físico. Un artículo del 2016 publicado en la revista Computers in Human Behavior analizó el phubbing en las parejas. El phubbing ocurre cuando no se le presta atención a quien nos acompaña, y genera sentimientos de menosprecio, por estar consultando el celular. El estudio examinó cómo este comportamiento afecta las relaciones y el bienestar personal. Es supercomún estar en la cama con la pareja y tener la atención en el teléfono y esto, aunque no sea intencional, desencadena heridas en las relaciones románticas. Los autores del artículo descubrieron que las personas con estilos de apego ansiosos reportaron niveles más altos de conflicto con teléfonos celulares que aquellos con estilos de apego menos ansiosos, lo que resultaba en una seria insatisfacción con la relación y, en última instancia, insatisfacción con el modo de vida. 

 

Te puede interesar: ¿Tiempo o dinero? ¿Cuál es la clave de la felicidad?

 

Es decir que si nuestra pareja le pone más atención al celular que a nosotros nos sentimos ignorados, cosa que ocurre constantemente. Es bastante común que miremos a nuestra pareja, hablemos con ella y ella tenga su atención puesta en el teléfono, y eso no está bien. Hay cosas que sentimos cuando no tenemos la mirada de nuestro interlocutor fija en la nuestra; ello nos da la señal de que no quieren participar de la conversación. El fenómeno es distinto a compartir un programa televisivo o una película, porque en el fondo sabemos que nuestra pareja tiene que tener la vista fija en la pantalla. Pero cuando se trata del teléfono, sentimos que en ese momento no somos su prioridad. Aunque es una cuestión de perspectiva, pensamos que es algo injusto, y bien lo podría ser en la mayoría de los casos. El apego al teléfono le cuesta a ambas partes. Podríamos dejar de lado su uso cuando llegamos a casa; incluso apagarlo. Ese gesto tan sencillo mejoraría la vida sentimental y sexual. Quizá sería atinado poner reglas con nuestra pareja para el uso del celular. 

 

Con información de Headspace

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Usas tu celular cuando estás con tu pareja?
¿Has notado que esto deteriora tu relación amorosa?