Música y sexo: canciones para potenciar el erotismo

Harmonía / 2017-05-26

La ciencia ha confirmado que escuchar música aporta el mismo placer que el sexo, pero ahora también ha volcado sus investigaciones en el efecto biológico que tiene cada tipo de música en el cuerpo y cómo estas vibraciones que llegan al cerebro y alteran la química mental también generan un cambio en la manera en que reaccionas a los estímulos de la experiencia sexual.

 

El hecho de que reaccionemos a la música es cuestión de evolución, ya que no existe cultura alguna en la historia que no posea algún tipo de tradición musical, pero lo que los investigadores no habían descubierto sino hasta épocas recientes, es que el efecto placentero que causa la música se debe a la liberación natural de opioides que producen la misma sensación de recompensa y emociones positivas que el orgasmo.

 

Ahora bien, no todos los géneros musicales son iguales, por lo que cada uno aportará diferentes beneficios para que tengas experiencias únicas cuando los escuches mientras tienes sexo.

 

Pop

Este género de música es bastante homogéneo y, por lo mismo, formulista. Sin embargo, es precisamente esa cualidad la que lo hace tan exitoso, fácil de entender y, en general, agradable al oído. Según diversos estudios, los fanáticos del pop son creativos y extrovertidos pero no muy relajados, así que puede ser el género ideal para acompañar un rapidín o probar con nuevas posiciones. También puede crear un ambiente casual, por lo que se presta para tener una sesión divertida, más que sensual. Por ejemplo, puedes inspirarte con ésta:

 

 

 

Jazz y blues

Algunos científicos han señalado que estos dos géneros son ideales para ambientes relajados, sociables y novedosos, por lo que pueden conformar el soundtrack de tu primera vez. Sus notas imprevistas pueden fomentar una sensación de novedad, cercanía, ambiente sexy y menor presión ante el desempeño. La variedad entre el jazz más animado y el más sensual puede dar lugar a cambios de velocidad en el sexo, pero lo cierto es que no es el mejor género para experimentar con posiciones complicadas. Lo que sí promueve es hacer el amor con movimientos más largos, penetración profunda y un estado de ánimo pasional. ¿Qué tal ésta?

 

 

 

Música clásica

Este género provoca sensaciones de alta autoestima, creatividad y relajación, además de que su propio sentido histórico puede transportarnos, a través de la imaginación, a otros ambientes y épocas, lo cual puede inspirar a verse como un personaje desempeñando un rol ajeno a nosotros, libre, romántico y atrevido. Su naturaleza elegante puede crear una experiencia muy sensual, perfecta para los juegos previos ricos en provocaciones o inspiradora de sesiones intensas de sexo oral. No obstante, esa misma elegancia puede resultar monótona y aburrida al momento de querer intensificar la sesión antes de llegar al clímax, así que en la playlist del sexo, lo mejor es que se programe para empezar la sesión y no para llegar al final feliz. Ésta de Tchaikovsky es un buen principio.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: