Atención plena y cultivo de energía para mejorar el desempeño sexual

Harmonía / 2017-07-02

El deseo sexual es una energía de gran importancia en nuestras vidas, y de alguna manera todos necesitamos conducir esa energía --de lo contrario, seguramente sufriremos--. La forma más lógica de responder a este impulso biológico, que es también parte de lo más sublime que nos hace humanos, es tener sexo dentro de una relación en la que conectemos íntimamente tanto física como emocional y espiritualmente. En otras palabras, con el tiempo todos descubrimos que no se trata de tener mucho sexo sino de tener buen sexo --y el buen sexo depende de que estemos abiertos a decir lo que nos gusta, entregarnos a la otra persona y poner atención al momento--.

 

Durante el sexo es cuando más fácilmente podemos sentir el poderoso torrente de energía que es la vida; es como si entráramos en contacto con el fuego mismo de la existencia. Sin embargo, para realmente aprovechar, alimentarnos y disfrutar de esa energía --que es placer que nos conecta-- debemos poder poner atención, como si se tratara de una música que debemos sentir para poder danzar. Como sugiere un buen artículo en la revista Mindful, esta es la diferencia entre el ajedrez y el tango (y uno quiere que el sexo sea como el tango o el jazz, y no como el ajedrez).

 

Un estudio de la Universidad de Brown mostró que varias mujeres que realizaron una práctica de atención plena (meditación mindfulness) sintieron luego mayor excitación sexual y fueron más capaces de observar y describir lo que le sucede a sus cuerpos durante las experiencias de excitación, y esto sin recurrir a juzgar la experiencia como "buena" o "mala". Observar, sentir y no juzgar; esto parece ser la clave también para el buen sexo.
 

La neuropsicóloga Marsha Lucas sugiere que la atención plena ayuda porque "estás más empoderado cuando sabes lo que está ocurriendo en tu cuerpo y en tu mente. Si te das cuenta cuando estás distraído, puedes regresar tu atención y luego puedes darte cuenta de la diferencia que existe cuando tienes más presencia". Presencia es lo que uno quiere cuando tiene sexo, sentir que estás ahí y que la otra persona está ahí, y comparten un momento único.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: