La importancia del desapego en las relaciones amorosas

Harmonía / 2016-07-18

Sentir cariño por una persona modifica en varios sentidos la forma en que nos relacionamos con la misma. Las dinámicas cambian: pueden frecuentarse más seguido, comunicarse con mayor intimidad que con otras personas o acompañarse en diversas situaciones del día a día.

 

No obstante, puede suceder que la atracción se tergiverse y se convierta en apego, en un deseo por estar con alguien que sea tan fuerte que provoque la sensación de dependencia, de no poder ser feliz sin su presencia. Y aunque este proceso se ha normalizado en nuestra sociedad, resulta dañino para ti y para los demás y es recomendable aprender a evitarlo. Te contamos por qué.

 

Para empezar, el apego tiende a manifestarse a través de conductas perjudiciales para la templanza personal como posesión, celos, ira, manipulación y en algunos casos, incluso violencia. También suele sentirse tristeza y vulnerabilidad ante la posibilidad de una pérdida. Este tipo de sensaciones paralizan y dificultan el desarrollo personal y en sociedad. No vale la pena perder el conocimiento y control sobre nuestros pensamientos por el apego.

 

Además, el apego dificulta el flujo de las verdaderas personalidades y las parejas difícilmente podrán conocerse a fondo si existen todos estos juicios de por medio. ¿Puede alguien ser como realmente es si sabe que su pareja lo tiene en la mira constantemente? ¿Sentirse intimidado es alentador para querer y abrirse ante alguien? Lo mejor es saber que el otro nos acepta y respeta como somos, pues así podremos llegar a una conexión profunda.

 

Si este tema te interesa, visita Una fascinante definición de lo que es el amor según el budismo

 

El apego no se sustenta en lo que sientes por una persona, si no en lo que asumes que eres o tienes con ella. Muchas veces esto implica generar expectativas que suelen basarse en el ego, pero que no tienen un sustento en algo real. Es mejor querer sin esperar determinadas reacciones a cambio.

 

El desapego no significa que quieras menos a una persona, ni demuestra que no te importa. Simplemente es una actitud saludable de relacionarte con los otros sin perder de vista tu propio bienestar y el de los demás. Una relación que tiene su base en el amor y no en el ego podrá florecer mejor. Es así que el desapego es, contrario a lo que suele pensarse, una potente forma de compromiso. El amor verdadero no requiere del apego para fluir.

 

 

Sigue con: 3 consejos para practicar el desapego en tus relaciones

 

Ilustración de Elly Smallwood

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar