La hipersexualización de las heroínas

/ 2016-01-19

 

De damiselas en apuros a poderosas heroínas, pero continúan siendo hipersexualizadas.

 

¿Qué quieres hacer cuando seas grande? Las respuestas de los niños pueden ser varias, pero al menos dan una que pasa por improbable y fantasiosa: ser superhéroe. Es comprensible la seducción del querer ser un superhéroe: la vestimenta especial (con poderosos accesorios), salvando el mundo del mal, sin olvidar lo que lo hace súper, un poder genial, como lo poder ser los rayos X o la habilidad de volar.

 

Sin embargo, una investigación reciente realizada por Hillary Pennell y Elizabeth Behm-Morawitz de la Universidad de Missouri sugiere que, tal vez esto no resulte igual para las mujeres. Pese a ello, las mujeres cuentan con una variedad de roles en el género de superhéroes, que incluyen la doncella en apuros o la poderosa heroína, empero, los personajes femeninos tienden a ser hipersexualizados, desde sus perfectas y sexys figuras, hasta su revelador atuendo. La exposición a esto, nos muestran, puede causar un impacto en nuestras creencias acerca de los roles de género: auto-estima física y la auto-objetivación.

 

Consideremos por ejemplo películas de superhéroes como Spider-man o Superman. Estas películas, llenas de acción, generalmente nos muestran a un hombre fuerte, inteligente, capaz en lucha contra las fuerzas del mal. El objetivo del curso es el de salvar a la humanidad, por más a menudo que se presente a la damisela en apuros, no hay una necesidad inmediata por salvarla. La mujer-víctima suele ser delicada, ingenua e indefensa, a la vez que sexy y hermosa. Lo que le falta en la fuerza y en la astucia, lo compensa con amabilidad y curvas. No es de sorprenderse que a menudo sea el objeto de afectos del héroe.


Pennell y Bhem-Morawitz postulan que la exposición a este estereotipo de víctimas femeninas, donde su primer atractivo es el sexual, puede disminuir la autoestima del cuerpo en las mujeres, aumentando el valor que le dan a la imagen corporal, teniendo como consecuencias creencias y expectativas de género menos igualitarias. Sin embargo, los personajes femeninos han tenido un largo camino en las películas de superhéroes y es posible que la hermosa e indefensa doncella, encuentre su antídoto en personajes de heroínas valientes al mando. Por ejemplo, en las películas de X-Men, hay varios personajes femeninos que están empoderados (Tormenta, Jean Grey y Dazzler). Tal vez la exposición de esta nueva generación a heroínas empoderadas dará lugar a creencias de género más igualitarias, mejor autoestima del cuerpo y una mayor priorización de la competencia física sobre la apariencia. Lamentablemente, hombres o mujeres, el estereotipo del superhéroe sigue afectando el imaginario colectivo pues “determinan” un cuerpo atlético y delgado, desplazando a quienes no cumplen con ese requisito e incluso causando problemas de autoestima en los niños.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: