¿Es posible meditar mientras se tiene un orgasmo? Sí, y estos son sus beneficios

Harmonía / 2016-09-14

Sin duda, meditar es una de las mejores vías para entrar en contacto con nosotros mismos y para conocer nuestro cuerpo y espíritu. Quizá la única práctica que puede asemejarse a las enseñanzas de la meditación es el orgasmo, pues también activa y concentra nuestro cuerpo en un momento presente. ¿Te imaginas qué resultados podríamos obtener al combinarlas?

 

Esta idea es la base del OM. Conocida como OM por sus siglas en inglés (Orgasmic Meditation), la práctica de la meditación mediante el orgasmo combina el poder y la atención de la meditación con la profunda conexión con el cuerpo que ocurre durante el orgasmo. Suena bastante atractivo ¿no lo crees?  

 

De acuerdo con la filosofía del OM, el orgasmo es mucho más poderoso de lo que nos han enseñado. Además, el orgasmo no es exclusivamente el momento del clímax en el que la mayoría pensamos de inmediato, sino que se trata de un estado del cuerpo y la mente. En realidad el clímax dura sólo unos pocos segundos, mientras que el orgasmo es más extenso. Esta prolongación del orgasmo permite que las personas que practican la Orgasmic Meditation puedan acceder a niveles de conciencia óptimos, activados por el impulso sexual.

 

¿Cómo realizar la Orgasmic Meditation? Necesitas de ciertos materiales que ellos recomiendan en su sitio web. La idea es que puedas, junto con una pareja o alguien de confianza, practicar la meditación orgásmica durante 15 minutos. Tu acompañante y tú deberán ponerse cómodos con los materiales sugeridos y después comenzar la estimulación que pasa del útero al clítoris mediante movimientos suaves y conscientes. Es importante que la mujer que está recibiendo la estimulación mantenga comunicación con la persona que la estimula durante todo el proceso. Por eso, las posturas recomendadas fomentan el contacto visual y la visibilidad de la vagina.

 

Durante la meditación orgásmica la pareja no debe anhelar la llegada al clímax, sino simplemente disfrutar las sensaciones que perciba durante esos 15 minutos de contacto. Igual que en la práctica del yoga y la meditación tradicional, habrá días en los que te sientas increíble y días bastante normales. La idea es que si logran desconectarse de los ideales que existen en torno al sexo y al placer, podrán disfrutar y conocer con mayor profundidad su cuerpo.


Cuando un orgasmo se estimula con atención y cuidado es completamente distinto a otros tipos de placeres que podemos llegar a experimentar. De acuerdo con los testimonios recopilados por Orgasmic Meditation, esta práctica ha beneficiado sus relaciones sexuales y hasta sociales, pues la meditación mediante el orgasmo fomenta la empatía, conexión y generosidad. Además, la práctica del OM intensifica y aumenta todas las experiencias del día a día mientras mejora la salud y el bienestar, y ayuda a sanar y fomentar el flujo de la energía sexual por el cuerpo, lo cual mejora el deseo y el estado de consciencia del cuerpo.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar