Enviar selfies desnudas se ha vuelto parte de la vida de los jóvenes (y esto es sexy pero problemático)

Harmonía / 2016-10-02

The Guardian publica un artículo que investiga el mundo de las selfies desnudas, una práctica que se ha vuelto muy común en la vida de pareja de los jóvenes. Quizás esto existía también antes, pero la facilidad con la que se toman y envían imágenes hoy en día ha exacerbado esta costumbre. Antes regalarle una foto desnuda a una pareja era algo sumamente íntimo,  precioso y difícil de lograr. Hoy, además de ser sumamente común, en algunas ocasiones existe una presión social que oscila entre el osado coqueteo y  el acoso. Esto es problemático, ya que muchas de estas fotos pueden acabar en línea --y en algunos casos esto puede ser trágico (como en el caso de la mujer italiana que se suicidó después de que se esparciera por la red un video en el que aparecía teniendo sexo).

 

Algunas adolescentes, como Erin de 17, entrevistada por The Guardian, mantienen que enviar selfies desnudas han tenido un efecto "sumamente positivo" al hacer que se sienta "más cómoda con su cuerpo". Estas imágenes cumplen también otra función: "sirven como precursoras del sexo... para expresar lo que me gusta y no me gusta. Luego, en persona, hacen que el sexo sea mejor". Esta es una de las funciones más conocidas de grabarse desnudo o teniendo sexo, que aparentemente eleva la excitación sexual, y sirve para azuzar el deseo antes y a veces durante las relaciones. 

 

Una joven australiana de 19, Sophie, le dijo a The Guardian que esta práctica es común pero sólo entre chicas que tienen novio. "Es divertido" dice Sophie, los chicos reaccionan con algo así como "OMG" o "Wow" y las chicas dicen algo así como "ha, ha".  

 

El incremento del envío de fotos desnudas parece ir de la mano del crecimiento de la red social Snapchat, la cual ha sido llamada una app de "sexting". En Snapchiat se mandan desnudos de dos segundos... se logra captar la curiosidad con un flirt que luego se autodestruye. 

 

Según un sondeo de Cosmpolitan 90% de las lectoras se habían tomado fotos desnudas en algún punto y sólo 14% estaban arrepentidas.  

 

"Una nueva forma de comunicación a través de las selfies está emergiendo. Las selfies pueden usarse como un diario, un diálogo o una forma de comunicación, donde la foto dice algo así como 'Hola, estoy pensando en ti'", explica una experta en el tema entrevistada por The Guardian.   

 

Sin embargo, esta práctica también provoca cosas como el llamado "revenge porn" (porno de venganza), en el que exnovios o exnovias suben a la red imágenes de la otra persona desnuda o teniendo sexo, algo que no es ilegal según las leyes actuales. Esta práctica genera todo tipo de problemas

 

En Australia la organización ThinkUKnow ha lanzado una campaña advirtiendo a los jóvenes los problemas de tomarse o enviar fotos sexualmente explícitas. Y es que es fácil que estas imágenes acaben en la Red, ya sea porque se enviaron a una persona incorrecta, o porque fueron hackeados los teléfonos, etcétera. Y una vez que están en línea, es muy difícil hacer que las imágenes sean borradas. Asimismo, la cultura generalmente culpa a las mujeres por tomarse fotos desnudas o tener sexo y no a las personas que las exhiben, algo que muestra todavía rasgos sexistas. 

 

Por todo esto y numerosas otras particularidades el temas es complejo. Simplemente decirle a los jóvenes que no se tomen fotos desnudos o desnudas es algo que parece ingenuo, ya que esto es una forma rica de comunicarse que es parte de la sociedad en la que se mueven y de la que quieren recibir una preciada aceptación. Y, sin embargo, deben de tener especial cuidado y conciencia de que estas fotos pueden ser vistas por muchas personas y detonar todo tipo de juicios sociales. 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: