El sexo casual puede ser causa de depresión

Harmonía / 2016-06-07

Las relaciones sexuales han prescindido de la conexión emocional en favor de un sexo más libre y sin ataduras de ningún tipo. En principio, la sexo casual parece una idea maravillosa, la sociedad por fin ha alcanzado la madurez de admitir que no hay nada de malo en el deseo sexual ni en buscar su satisfacción sin absurdos protocolos y juicios morales de por medio, sin embargo, el sexo casual se ha convertido para muchas personas en un pasatiempo muy poco saludable que a la larga puede acarrear consecuencias negativas para el equilibrio mental y emocional. 

 

Un reciente estudio del Journal Sex Research vincula al sexo casual con estados depresivos y de ansiedad. Según los investigadores, las personas que acostumbran mantener relaciones sexuales de una sola noche o sin ningún apego emocional mostraron signos de depresión, ansiedad y aislamiento social, a diferencia de quienes mantenían relaciones sexuales estables en las que existía un vínculo afectivo con la pareja. Para sorpresa de los investigadores y al contrairo del cliché social, la mayoría de las personas deprimidas a causa del sexo vacío resultaron ser hombres que aseguraron sentirse muy cómodos en el aspecto sexual pero absolutamente a disgusto con el resto de su vida. Es decir, no eran capaces de relacionar su depresión con sus prácticas sexuales, quizá debido al discurso imperante de que el sexo debe ser satisfactorio y sinónimo de una vida plena.

 

La mentira de sexo = felicidad

En el sexo, al igual que en todos los aspectos de la vida, el secreto no está en la cantidad sino en la calidad y el equilibrio. Muchas personas creen que tener una vida sexual muy activa (con quién sea y en las condiciones que sean) automáticamente los hará sentirse felices. Por desgracia, la mayoría de las veces son justamente estas personas quienes padecen un mayor grado de frustración y ansiedad. ¿Por qué? Porque se nos ha hecho creer que estamos en este mundo para consumir y desechar,  tanto productos como personas. El sexo casual es otra de las muchas caras de la sociedad de consumo en la que vivimos que se sirve justamente de la insatisfacción para perpetuarse. Dejar de lado la conexión emocional, la empatía y el interés genuino por la pareja sexual a la larga nos hará sentirnos solos, aislados y deprimidos. 

 

Lo anterior no significa que el sexo casual sea malo o que debamos de evitarlo, sino que, si vamos a practicar las relaciones sexuales fortuitas no olvidemos que, aunque no estemos planeando ningún compromiso, estamos tratando con seres humanos valiosos y no sólamente con cuerpos de los cuales nos servimos, la comunicación es indispensable para alcanzar la intimidad que permite que una relación sexual sea realmente satisfactoria. El sexo es maravilloso cuando se practica de manera responsable, consensuada y empática.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: