Cómo reacciona el cerebro la pornografía y otras imágenes sexuales

/ 2016-01-13

 

Estudio # 1: El cerebro en la pornografía

 

En mayo de 2014 un estudio de la prestigiosa revista Archives of General Psychiatry estaba en todas las noticias. Se encontró que los hombres que más porno veían reportaban menos actividad cerebral –específicamente el cuerpo estriado en las regiones vinculadas a recompensar el procesamiento y la motivación. También encontraron que la conectividad entre el cuerpo estriado y la corteza prefrontal (que es la parte del cerebro que se usa para la toma de decisiones, planificación y regulación de conducta) se debilitó en los hombres que más porno consumen.

 

Los investigadores plantearon la hipótesis de que estas diferencias podrían reflejar el cambio resultante de la intensa estimulación del sistema de recompensa. Sin embargo, antes de pensar cualquier otra cosa, hay tres cosas importantes a destacar:

 

En primer lugar, se trataba de todos hombres sanos. Los participantes fueron escaneados para eliminar antecedentes por trastornos psiquiátricos, problemas neurológicos, enfermedades médicas y abuso de sustancias antes de ser seleccionados. Así que, a pesar de las diferencias cerebrales demostradas, éstas no parecen afectar su salud o desempeño diario.

 

En segundo lugar, los cambios cerebrales no se limitan a la pornografía. Cualquier cosa que hagas con frecuencia (fumar marihuana, tocar un instrumento musical o la conducción de un camión de reparto) puede cambiar tu cerebro. La mayor preocupación es si afecta a su cerebro o causa angustia.

 

En tercer lugar, esto fue sólo una instantánea, los participantes no fueron seguidos en el tiempo, de modo que no sabemos la respuesta a la pregunta de qué fue primero, si el huevo o la gallina, de si el porno encoge su cerebro o si las estructuras cerebrales y la conectividad predisponen a sacar más provecho del porno.

 

Estudio # 2: Ella era una máquina rápida. Ella mantuvo su motor limpio.

 

La pornografía es una cosa, pero ¿qué pasa con las imágenes sexualizadas a nuestro alrededor? Los escotes y las zapatillas de tacón se utilizan para vender de todo, desde desodorante hasta neumáticos para coche. ¿Y cognoscitivamente, qué ocurre cuando un hombre o mujer ve la tapa de una revista para mujeres en la caja del supermercado?

 

En 2012, un estudio de la revista Ciencia y Psicología nos dio parte de esa respuesta. Cognoscitivamente nosotros reconocemos de manera distinta los objetos de las personas. Algo llamado proceso de configuración nos ayuda a reconocer una imagen como persona. El proceso de configuración detecta lo que compone una persona, como la boca debajo de la nariz debajo de dos ojos, la separación entre las funciones y la Gestalt global que hace de una persona, valga la redundancia, una persona.

 

Por el contrario, el proceso analítico, el cual es usado para reconocimiento de objetos, no enfatiza las relaciones espaciales entre sus partes.

 

En el estudio, los investigadores mostraron a hombres y mujeres imágenes de modelos en ropa interior o traje de baño en posiciones insinuantes al revés y del lado correcto.

 

Las imágenes de cabeza abajo fueron más difíciles de distinguir para la gente debido a que las relaciones espaciales no son las adecuadas. Por lo tanto, las imágenes de personas que estaban al revés fueron procesadas como imágenes de objetos.

 

Sin embargo, los investigadores encontraron que las imágenes de mujeres atractivas fueron procesadas como objetos independientemente de la posición en la que se encontrara la foto. Mientras que las fotos de hombres atractivos sólo fueron procesadas como objetos cuando estaban al revés.

 

Del lado correcto, los hombres eran vistos como personas, mientras sin importar como se hallarán las fotografías de las mujeres éstas eran vistas como objetos.

 

Lo que es más interesante es que tanto hombres como mujeres participantes tenían los mismos resultados; al parecer ambos sexos ven a las mujeres como objetos atractivos a nivel cognoscitivo básico.

 

Estudio # 3: Piensa globalmente

 

Otro estudio de 2012 mostró que la diferencia entre hombres y mujeres no se limita a imágenes sexuales. En el estudio los investigadores pidieron a los participantes que vieran las fotografías donde los hombres y las mujeres salieran completamente vestidos, no en traje de baño, ni en ropa interior.

 

Después de ver cada foto de un hombre o mujer completamente vestido, los participantes fueron presentados con un par de fotos. La mitad del tiempo los participantes vieron cuerpos enteros; la primera era la imagen original que acababan de ver. La segunda era un cuerpo ligeramente retocado, donde se modificó el pecho o la cintura. (Cinturas y pechos fueron escogidos porque los estudios ojo-tracker muestran que las personas se centran en la cintura y el pecho para categorizar a las personas vestidas por género).

 

La otra mitad del tiempo, los participantes vieron las imágenes reducidas a partes: la cintura o sólo regiones del pecho sin el contexto de todo el cuerpo. Una imagen era una cintura o el pecho cortado de la imagen original, mientras que la otra era la imagen del pecho o la cintura retocada ligeramente.

 

¿Entonces qué pasó? Ambos sexos eran mejores en el reconocimiento de las mujeres con las imágenes aisladas de la cintura o parte del pecho de sus cuerpos (proceso local), mientras que ambos fueron mejores en el reconocimiento de todo el cuerpo de los hombres (proceso global).

 

En pocas palabras, las mujeres fueron percibidas como objetos reducidos a sus partes, mientras que los hombres fueron reconocidos como personas. Tengan en cuenta que ambos géneros hicieron esto: no sólo son los chicos que reducen a las mujeres a sus pechos.

 

Resultados:

 

A partir de estos resultados podemos decir que las imágenes sexuales no son tan malas a la vez que sí lo son, y peor de lo que imaginamos. Cantidades moderadas de porno podrían afectar al cerebro de los hombres, pero no parece afectar su salud mental.

 

En cuanto si la cantidad de porno que consumen los hombres afecta como tratan a las mujeres, bueno, eso es otro podcast en sí mismo. Y, tanto hombres como mujeres, por razones que están más allá de la ciencia de vanguardia, hacen de la imagen de la mujer un objeto, independientemente de si están vestidas con mucha, poca o nada de ropa.

 

Pero, ¿la ropa interior sexy tiene un lado positivo? Afortunadamente sí. El proceso global ve la imagen completa y no sólo en partes, es el modo, por defecto, del cerebro a través de las culturas. Eso significa que puede ser bastante fácil el cambiarnos a nosotros mismos en nuestro procesamiento global preferido, a pesar de la evidencia de que todos tendemos a ver a las mujeres como partes.

 

¿Cómo? Felizmente el proceso global va de la mano con un buen estado de ánimo. Estudios de procesamiento y estado de ánimo muestran que entre más felices estemos más se nos permite ver la imagen completa, por ejemplo, ver el bosque, mientras en estado negativos sólo nos concentramos en un árbol. Así que un efecto secundario de su propia búsqueda de la felicidad es que se puede ver a todas las personas como lo que son: personas.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: