Cuando sólo te interesas en personas comprometidas

Harmonía / 2016-08-01

Enamorarse de una persona que se encuentra en una relación monógama con alguien más puede ocasionarnos mucha decepción y sufrimiento y no es para nada una situación deseable. Sin embargo, existen personas que se enganchan constantemente en este tipo de "relaciones" y la mayoría de la gente por la que sienten interés romántico ya está comprometida/casada/en una relación con alguien más. Pueden llegar al grado de incluso desear volver con una ex pareja sólo porque se enteran de que empezó a salir con alguien o pueden súbitamente encontrar a uno de sus amigos atractivo en el momento en que les avisa que tiene una nueva novia. ¿Por qué pasa esto?

 

Las personas que sienten una atracción particular por quienes ya tienen una pareja pueden responder a una o varias de las siguientes causas:

 

  • Rivalidad fraterna. Es probable que de niños, e incluso a la fecha, hayan sentido que debían competir con sus hermanos por el amor o la atención de sus padres quedando siempre en desventaja. Su necesidad de probar su valía hace que adopten este tipo de conductas.
  • Miedo al compromiso. Cuando la persona de la que te enamoras ya está comprometida con alguien más no hay nada que temer pues las cosas no pueden ponerse serias, al menos no contigo.
  • Padre o madre ausente. Cuando uno de los padres se encuentra ausente su lugar es sustituido por el hijo/a por lo que éste desarrolla sentimientos de estar usurpando un lugar que no le corresponde y los traslada a sus relaciones amorosas.
  • Inseguridad y baja autoestima. Las personas que buscan una relación con alguien que ya tiene una pareja pueden llegar a creer que en el fondo no son dignas de ser amadas completamente y deben conformarse con el tiempo que sobra en otra relación.
  • Necesidad de validación.  Muchas veces lo que se busca al involucrarse con alguien comprometido es llamar la atención de su pareja, "medirse" con ella y sentir que se está "a su altura".

 

¿Cómo podemos romper con esta dinámica?

 

  • El primer paso es reconocer que se trata de un problema donde el común denominador somos nosotros.
  • Encontrar formas de sanar nuestro amor propio que sólo dependan de nosotros y no de la validación ajena.
  • Identificar las situaciones familiares que se reproducen en nuestro comportamiento y hacerlas conscientes.
  • Trabajar en nuestras heridas infantiles, desanudar las formas tóxicas de vincularnos con nuestros padres y hermanos.

 

Por último, lo más importante a tener en cuenta para salir del círculo vicioso de relaciones sin futuro es que merecemos una relación sana que nos haga felices. Nada de conformarse.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar