Consejos para tener orgasmos sin eyacular

Harmonía / 2016-10-18

En distintas tradiciones --como el budismo, el hinduismo y el daoísmo-- se considera que el semen es una energía sumamente valiosa que no debe desperdiciarse. Por ello se han desarrollado diversas prácticas dentro del yoga, el tantra y la alquimia interna para evitar la eyaculación a la vez que se cataliza la energía orgásmica. Esto mayormente se hace al circurlar la esencia vital que se expulsa como el semen, recirculándolo por el cuerpo a través de una práctica que consiste de la respiración, la tensión y liberación de ciertos músculos y la visualización de la energía o de ciertas deidades simbólicas.

 

Lo interesante es que estas distintas tradiciones coincidan, a grandes rasgos, en este proceso y en la importancia que tiene no dilapidar el semen, esto en contraste con la cultura moderna que promueve la promiscuidad sexual y donde prolifera la pornografía e incluso se recomienda, en algunos casos, la masturbación abiertamente. (En este sentido hay que precisar que para el daoísmo, por ejemplo, el hombre pierde su energía vital a través de la eyaculación pero la mujer no lo hace a través del orgasmo sino de la menstruación).

 

Para algunas personas afectadas por el pensamiento científico moderno, los postulados filosóficos de estas tradiciones son poco relevantes. Sin embargo, no son pocos los hombres que experimentan un pronunciado bajón energético al eyacular (algo que es bastante intuitivo: al expulsar la semilla vital se pierde un poco de vitalidad), lo cual es representado popularmente con la noción de que el hombre después del sexo sólo quiere dormir. Asimismo, gran cantidad de personas han experimentado practicando orgasmos sin eyacular, lo que a veces se llama orgasmos secos. Por ejemplo, esto es algo que aparentemente practicaba Carlos Castaneda, el gurú del chamanismo new age (según cuenta su ex-pareja y alumna Amy Wallace). Aunque este tema no haya sido estudiado por la ciencia, se puede decir sin temor a equivocarse que existen técnicas practicadas por siglos que permiten alargar el placer y utilizar la energía orgásmica para incrementar la vitalidad (esta era la base de la teoría orgónica del polémico Willhelm Reich).

 

A continuación un fragmento de un texto tántrico revelado por Padmasambhava, la figura semimítica a quien los tibetanos atribuyen la difusión del budismo en el Tíbet. El texto fue traducido por Kennard Lipman y publicado como The Secret Teachings of Padmasambava:

 

Cuando la potencia creativa se extiende hacia abajo del ombligo con el placer que la acompaña, es necesario regresarla hacia arriba. Uno puede decir hik tres veces, e imaginar como sube, tornar los ojos hacia arriba si es necesario, retener y subir desde abajo y apretar hacia abajo desde arriba [esto parece ser la descripción de un tipo de respiración dirigida], tocar la lengua del paladar, contraer los pies, apretar el dedo gordo con el dedo anular y apretar los dos dedos medios juntos firmemente, y dirigir la atención a la corona de la cabeza. De esta forma uno logra retener la potencia creativa con seguridad. Luego uno puede generar placer otra vez, y si uno no puede retenerlo de esta forma entonces debe apretar el punto que está a cuatro dedos de distancia de la base del órgano sexual [posiblemente el periné] con el del dedo anular derecho. Así no habrá expulsión aunque la potencia creativa esté en los órganos sexuales. [Luego uno] regresa el aspecto creativo de la energía que ha sido retenida y lo disemina por los ojos... El único punto de control [para hacer esto] es utilizar el aspecto activo de la energía junto con la mente; al hacer esto, uno almacena la energía activa en el interior. Al momento de retener la energía activa, relaja la mente en un estado más allá de concepto. De esta forma sostener y diseminar ocurren al mismo tiempo...

 

La anterior descripción revela una especie de mudra para contener la eyaculación. Hay que decir que esta práctica viene precedida de una compleja meditación y visualización que armoniza los chakras, sin la cual Padmasambhava advierte que no debe practicarse esto (en este link está la explicación más amplia). Por otro lado Padmasambhava, a quien la tradición data en el siglo 8 después de la era común, recomienda que si esto falla simplemente se presione lo que parece ser el perineo o periné; una técnica que es recomendada actualmente y no sólo entre tradiciones espirituales, sino entre sexólogos y demás.  Este músculo es el que se utiliza para realizar los llamados "kegels", ejericicos en los que se tensa este músculo para retener la eyaculación o en algunos casos para trabajar la incontinencia; entrenarlo parecer ser la clave de la retención del semen, incluso para tener que evitar la presión manual duarnte el acto sexual. En internet existe abundante información sobre lo que se conoce como orgasmos no-eyaculatorios y también orgasmos masculinos múltiples (a partir de un libro de Mantak Chia). Resulta curioso cómo la sabiduría ancestral sigue utilizándose y adaptándose a un lenguaje moderno. Para aquellos que querían practicar este tipo de técnicas en la antigüedad era necesario recurrir a un maestro calificado. Hoy en día las personas parecen preferir el método de hacerlos ellos mismos utilizando información somera; sin embargo, esto pocas veces resulta de una manera afortunada (hay razones por las cuales se realizaban iniciaciones, más allá de la secrecía y el esoterismo, simplemente es más efectivo y menos peligroso).

 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar

sexualidad/7_cosas_increibles_que_necesitas_saber_acerca_de_los_orgasmos