Cómo enfrentar a las glándulas que podrían ser responsables de un bajo deseo sexual

Harmonía / 2017-02-16

Sabemos que tenemos hormonas que potencian el deseo sexual, incluso las hemos nombrado: estrógeno, progesterona y testosterona. Lo que no sabemos es que probablemente hay partes en nuestro cuerpo que podrían estar relacionadas con una decadencia del deseo sexual: las glándulas suprarrenales, que se localizan la zona superior de cada riñón. Las glándulas suprarrenales se componen de dos partes: la corteza y la médula. La corteza es la parte externa y produce muchas hormonas esteroides que regulan el azúcar en la sangre y el equilibrio de fluidos, factor que influye en la producción de testosterona y en la libido femenina, y que puede degenerar en la reducción del deseo sexual.

 

La parte interior de la glándula suprarrenal, la médula, produce la adrenalina, hormona que nos dota de la respuesta de lucha o huida: palmas sudorosas, nudos estomacales, ansiedad, insomnio y, en casos más extremos, aceleración del corazón e incluso pánico. En resumen, un estado de estrés, el cual debilita las glándulas suprarrenales, y si éstas se debilitan nuestro deseo sexual simplemente se desmorona. Entonces, ¿cómo podemos mantener las glándulas suprarrenales saludables y asegurar una vida sexual óptima? 

 

1. Hacer todo lo posible para reducir el estrés

El estrés afecta la vida de millones de personas actualmente; para disminuir la tensión es importante ir paso a paso en cada área de nuestra vida. Si tu trabajo te estresa, pregúntate si hay algo que puedas cambiar en tu actitud o manera de hacer las cosas, o si en realidad lo mejor es que consideres un cambio de ambiente laboral. Procura mantenerte positivo y cultivar la gratitud por lo que tienes. Por otro lado, perdonar puede contribuir a resolver conflictos en tus relaciones, y finalmente aprender algunas técnicas de relajación puede resultar sumamente útil.

 

2. Fortalecer las glándulas suprarrenales con algunas rutinas

Los médicos naturales emplean una amplia gama de herramientas para apoyar a las glándulas suprarrenales. Para mantener nuestras glándulas suprarrenales sanas frente a las tensiones diarias es necesario comer bien. Tenemos que consumir mucha vitamina C, por ejemplo, vitamina B5, vitamina B6 que se encuentra en las verduras de hoja verde, vitamina E de los aceites vegetales y el huevo, coenzima Q10, manganeso, calcio, magnesio, cromo, hierro, potasio y cinc. Es decir, debemos de mantener una alimentación balanceada.

 

3. Balancear la actividad física con el descanso

Además podemos hacer un poco de ejercicio, dormir bien, realizar algunas actividades diferentes a nuestro trabajo y que no nos causen estrés. Sobre todo, debemos entender que el ejercicio es importante en cierto punto, pero no lo es todo. 

 

4. Apoyarse en terapias alternativas

La acupuntura y acupresión a veces pueden dotar a las glándulas suprarrenales de una eficiencia saludable. En la medicina tradicional china, el meridiano del riñón se refiere en términos occidentales a las suprarrenales, por lo que los puntos de acupuntura a lo largo de ese meridiano pueden ayudar. Los ajustes quiroprácticos también pueden ser útiles. 

 

5. Utilizar los conocimientos de la herbolaria

Los tratamientos a base de hierbas para las glándulas suprarrenales incluyen raíz de espárragos, raíz de regaliz, raíz de zarzaparrilla jamaicana, ginkgo biloba, ginseng siberiano o asiático, frondas de algas, raíz de ñame silvestre, corteza de bayas y fruta de la pimienta de cayena. Al combinar estas hierbas y suplementos con las estrategias dietéticas y de estilo de vida, nos ponemos en el camino para impulsar la salud suprarrenal y el deseo sexual. 

 

Con información de Alive

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Del 1 al 10, ¿cómo calificarías tu deseo sexual?

Te podría interesar

Te podría interesar

sexualidad/5_cosas_que_debes_hacer_en_cuanto_te_enteras_que_estas_embarazada