5 tips que cambiarán tus relaciones amorosas para siempre

Harmonía / 2017-05-10

Si consideras que tienes muy mala suerte en el amor, lo que en realidad significa es que hay algunos aspectos de ti mismo a los que necesitas prestar más atención. No se trata de lo que estás haciendo mal sino de lo que puedes mejorar y lo que debes evitar. El amor, aunque tiene mucho de azaroso, no es sólo cuestión de suerte: hay mucho que debemos trabajar y aprender. 

 

  • Ten cuidado con las expectativas

El problema con el amor es que casi siempre viene con un montón de expectativas que poco a poco se convierten en ansiedad. En lugar de dedicarnos a disfrutar el presente, dejamos que la angustia se apodere de nosotros; las formas de esa angustia son variadas, pero casi siempre aparecen como cuestionamientos: ¿qué somos?, ¿me vas a querer todavía mañana?, ¿a dónde vas? El primer paso para aprender a amar y ser amados es entender que una relación no se trata de controlar sino de compartir y, por lo tanto, de respetar los tiempos y los espacios del otro.

 

Te puede interesar: ¿Por qué no me quiere? Cuando el amor no depende de ti

 

  • No permitas las faltas de respeto

No nos referimos a gritos o groserías, pues para que una relación llegue a eso antes han ocurrido muchas otras faltas de respeto que hemos pasado por alto, quizá deseando que no se repitan, quizá negando que realmente hayan ocurrido. Los comentarios hirientes, la falta de consideración con tu tiempo y tu espacio e incluso desestimar las cosas que te gustan también son faltas de respeto que debes identificar y frenar oportunamente. Antes de preguntarte "¿cómo llegamos a esto?", pregúntate si tu pareja te hace sentir valorado y apreciado.

 

  • No exijas más de lo que estás dispuesto a dar, ni viceversa

La clave aquí es el equilibrio, las relaciones también son negociaciones entre dos partes y ambas deben dar y recibir en igual medida. Si eres el que siempre da el primer paso para arreglar los conflictos o el que modifica toda su agenda para que puedan verse o, por el contrario, si esperas que tu pareja siempre sea la que sea adapta a ti y tus necesidades, estás preparando el camino para el desastre amoroso. 

 

  • Aprende cuándo es momento de marcharte

Tomar la decisión de terminar una relación que no funciona puede ser muy doloroso, pero quedarte te traerá mucho más sufrimiento. El problema es que nuestra educación sentimental nos enseña que el amor lo puede todo y que los casos perdidos pueden redimirse si se pone el suficiente empeño en ello. La realidad es que las personas rara vez cambiamos y las relaciones que no están funcionando pero nos empeñamos en mantener son como el zapato que nos lastima pero que seguimos usando con la esperanza de que "se amolde". 

 

Te puede interesar: 10 señales de que una relación no va a funcionar

 

  • Vence el miedo

No temas intentarlo ni dejarte llevar. Tu miedo es tu mayor limitante. Deja de cuestionarte si la relación va bien o mal, si te ama o no, si es en serio o no. Permítete disfrutar. Mientras te sientas libre y respetado no hay nada qué temer. ¡Inténtalo! Amar es un acto de valentía y esperanza.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: