¿Cómo prevenir la diabetes? Conoce la relación entre lácteos, glucosa e insulina

Harmonía / 2017-01-16

La diabetes tipo 2 –también conocida como diabetes de aparición en adultos– se manifiesta en una persona cuyos niveles de glucosa en la sangre son muy altos. Esto ocurre cuando hay un problema con la insulina, que es la que nivela la glucosa en la sangre. Con la diabetes tipo 2 puede ser que el cuerpo no produzca o no utilice bien la insulina, y esto causa problemas en el corazón, los ojos, los riñones, los nervios, las encías y los dientes.

 

Algunos factores que llevan a la diabetes tipo 2 son la edad (ser adulto mayor), tener diabetes en la historia familiar, no hacer ejercicio, ser obeso y tener prediabetes, entre otros. Esta vez nos centraremos en la relación de la diabetes tipo 2 con la alimentación.

 

De acuerdo con el doctor Thomas Wolever, las dietas con bajo índice glucémico (IG) o baja carga glucémica (CG) reducen el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Una parte importante para esta investigación se ha centrado en el yoghurt ­–el cual tiene un IG bajo debido a la combinación de lactosa y proteínas–, por lo que si se consume solo o como parte de un desayuno o comida favorece una respuesta de glucosa e insulina más baja que otras colaciones o comidas no saludables, las cuales, por el contrario, pueden incrementar los niveles de glucosa e insulina. La elección del yoghurt como parte de un estilo de vida con una alimentación saludable puede contribuir a disminuir el IG y el CG de la dieta y, por lo tanto, se reduce el riesgo de contraer diabetes tipo 2.

 

También se pueden incluir alimentos saludables como frutas y verduras de bajo índice glucémico: fresas, moras, zarzamora, frambuesa, kiwi, durazno, mandarina, ciruela, nectarina, toronja, tunas, jitomate, pepino, pimiento morrón, calabacitas, brócoli, coliflor, champiñones, espinacas y acelgas, entre otros. Asimismo, alimentos benéficos por sus ingredientes funcionales: pescados azules, de aguas frías y profundas, ricos en omega 3 de cadena larga (EPA y DHA) como salmón, trucha, sardinas, atún fresco; la chía, las leguminosas como las lentejas y los garbanzos que son ricas en fibra soluble y también el aceite de oliva que es un tipo de grasa cardiosaludable rica en antioxidantes, vitamina E, carotenos y polifenoles, por nombrar algunos ejemplos.

 

El consumo de yoghurt de manera frecuente se relaciona con un estilo de vida de saludable, un mejor consumo de  nutrimentos y una dieta de mejor calidad en comparación con las personas que no comen yoghurt o lo hacen muy poco. Además, ahora también sabemos que el consumo de yoghurt y los patrones de dieta saludable están asociados a un menor riesgo de presentar diabetes tipo 2. ¿Te animas?

 

Sigue con: ¿Qué son los alimentos funcionales?

 

Fuentes

Nutrition for Optimal Health

Medline

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿De qué manera previenes la aparición de diabetes tipo 2?