De enemigas a aliadas: las bacterias transforman tu salud

Harmonía / 2017-10-12

Sorprendentemente, 2 kilos de nuestro cuerpo están constituidos por bacterias. Estos microorganismos milimétricos y unicelulares habitan en diversos lugares como el cabello, la piel y, sobre todo, nuestro aparato gastrointestinal.

 

Desde hace años tienen fama de “villanos”, pero la ciencia dice que, de hecho, muchos son inofensivos o incluso grandes aliados de nuestro sistema inmunológico, como afirman los expertos en biotecnología aplicada a alimentos. Su trabajo, junto con el de investigadores de otras especialidades, se enfoca en estudiar la ayuda que aporta nuestra microbiota –el ecosistema de bacterias que habita en nuestro cuerpo– en la prevención de enfermedades como la diabetes y el Alzheimer, la obesidad e incluso nuestra salud emocional.

 

Pero, ¿cómo llegan a habitar tantas bacterias en nosotros? Eso es algo que debemos agradecer a nuestras mamás. Antes de nacer, el vientre materno aporta un ambiente estéril que nutre y protege al feto, pero en el momento en que el bebé pasa por el canal del parto, se expone a una serie de microorganismos que se pegan a su piel y que se traga. Eso define la microbiota que tendrá el bebé, a partir de la cual se codificará su sistema inmunológico –por eso, no tendrá las mismas cualidades si el parto fue natural o por cesárea.

 

Nuestra microbiota cambia con el tiempo, dependiendo de nuestros hábitos alimenticios, nuestras prácticas de higiene e incluso nuestro entorno –¿sabías que los japoneses tienen un tipo de microbiota específico que les permite digerir un alga que el resto de los seres humanos no podemos digerir?– y es trabajo de los científicos ayudarnos a descubrir cómo podemos fortalecer nuestro ecosistema de bacterias buenas para aprovechar los beneficios que ofrecen a nuestra salud.

 

Uno de los descubrimientos recientes establece que ciertas bacterias ayudan a reducir la acción descontrolada del sistema inmunológico, es decir, de aquello que nos provoca alergias y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, psoriasis y la enfermedad de Crohn. Al alimentar a ratones con una familia de bacterias, los científicos de la Universidad de Tokio descubrieron que se desataba la producción de células T reguladoras –un tipo de glóbulos blancos– en sus cólones. Éstas, como su nombre indica, regulan el sistema inmunológico evitando que se produzcan reacciones excesivas. Con ello, los ratones lograron combatir algunas alergias, así como síntomas de colitis, lo cual, en los seres humanos, representaría la reducción de algunas de las más comunes afecciones a la salud.

 

En una próxima etapa, los expertos pretenden añadir esta cepa de bacterias buenas llamada Clostridium a alimentos fermentados como el yoghurt o el kéfir para ver su efecto en humanos.   

 

Gracias a otro descubrimiento sabemos que, en un futuro no tan lejano, la microbiota de una persona delgada podría trasplantarse a una persona obesa para favorecer la reducción del peso corporal. ¿Cómo? El 99% de las bacterias del cuerpo habita en el intestino grueso y los científicos han detectado que el tipo de cepas que cada persona tiene afecta, de manera positiva o negativa, el proceso de digestión y la asimilación de ciertos alimentos, así como el apetito. Después de hacer algunos estudios exitosos en ratones, han confirmado que la modificación de la microbiota de una persona obesa podría tener una incidencia importante en cómo reacciona su cuerpo a los alimentos.

 

Por último, es también en el aparato digestivo donde se produce entre 80 y 90% de nuestra serotonina –el neurotransmisor que necesitamos para conservar en equilibrio nuestro estado de ánimo y tener una mejor función intestinal–. Así, mantener bacterias buenas saludables es una forma de incrementar el poder antidepresivo y ansiolítico de la serotonina, al igual que fortalecer su trabajo en la regulación del aparato digestivo.

 

Aunque los estudios en torno a los beneficios de las bacterias para la salud continúan y deben enriquecerse aún más, los avances tecnológicos recientes y el arduo trabajo de los investigadores han revolucionado nuestra forma de pensar sobre estos microorganismos, transformando su papel de enemigos en aliados.

 

Para que sepas de manera más visual e interactiva cómo funcionan las bacterias en nuestro cuerpo, visita la exposición Un Mundo Dentro de Ti que permanecerá abierta hasta el 30 de diciembre del 2017 en la Sala de Exposiciones Temporales de UNIVERSUM, Museo de las Ciencias en CU. La entrada a esta sala temporal es gratuita en la compra del acceso general al museo.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: