Profesor explica cómo saber cuándo salvar una relación y cuándo no

Harmonía / 2017-09-25

El profesor de psicología de la Universidad de Toronto, Jordan Peterson, se ha convertido en una de las voces más buscadas en Internet, por su brillante capacidad de entender los problemas de la sociedad posmoderna. En uno de sus populares videos de YouTube responde a una pregunta sobre cómo saber si una relación puede y merece ser salvada y, por el contrario, cuándo cortarla finalmente y dejar a una pareja.

 

Peterson va al grano y no intenta suavizar o edulcorar la realidad. Lo primero que hay que saber es que una relación tóxica puede ser sumamente costosa; no sólo puede quitarte varios años de tu vida e impedirte tener una familia feliz, sino que casarte con una persona tóxica puede hacerte la vida miserable después de tu relación, ya que algunas personas conflictivas tienden a buscar dificultar las vidas de sus exparejas -especialmente si tienes hijos, los cuales sufrirán esto-.

 

Para evitar emarañarte en una relación de pareja tóxica, Peterson señala que es fundamental no diluirte, es decir, ser uno mismo y no ocultar tu personalidad y deseos. Decir la verdad desde el principio -para lo cual debes intentar saber cuál es la verdad para ti-. Al mismo tiempo, no tolerar engaños y buscar el bien. Una relación no suele aguantar más de tres o cuatro errores en los que se ponga en entredicho la confianza que se tiene hacia una persona; sin el elemento esencial de la confianza, si entra la duda sobre la honestidad de alguien y sobre si se está tratando con la realidad, una relación está condenada al fracaso, es decir, a ser una fuente de sufrimiento e insatisfacción. 

 

Peterson señala que si tu pareja no responde a la honestidad y a tus intentos de mostrar tu propia personalidad, entonces es probable que debas abandonarla. Si te están mintiendo, si no están creciendo (si tu pareja no busca superarse) y al contemplar tu relación te das cuenta de que no tolerarías estar 10 años más con esa persona, lo más inteligente es abandonarla.

 

Evidentemente no es fácil dejar a alguien que se encuentra en malas condiciones, que notas que está sufriendo y que quizás tú seas "todo lo que tiene"; pero debes saber que sólo esa persona es capaz de resolver sus problemas, tu no podrás hacerlo por él o ella. Así que lo mínimo que el otro debe mostrar es una sincera disposición para resolver sus problemas; realmente debe querer cambiar, habiendo reconocido y entendido sus conflictos. Incluso en este caso existen pocas posibilidades de que la relación funcione, pero hay al menos alguna esperanza.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: