Neurocientíficos explican lo que realmente debemos hacer para tener mejor sexo

Harmonía / 2016-09-08

Estamos obsesionados con el sexo, y como cualquier obsesión nos ronda la cabeza al grado de ocupar gran parte de nuestro tiempo, fuerza, pensamiento, concentración. Quizá alguna vez hemos buscado en la red consejos o fórmulas infalibles o constantemente hacemos click en el artículo que más nos llama la atención: “Consejos sexuales aprobados por verdaderos hombres y mujeres”; “69 tips para mejorar el sexo oral”; “He aquí una cosa que ni siquiera imaginabas y te hará volverte una bestia sexual”, y otros encabezados por el estilo. La curiosidad y el interés que nos despierta el sexo, convierten este tipo de contenidos en materia de gran consumo, pero seguimos insatisfechos con nuestros logros y fracasos para con nuestra pareja. Nicole Prause, investigador de Psicofisiología y Neurociencia Afectiva Sexual en el Laboratorio de la Universidad de California, Los Ángeles, plantea el fenómeno desde otra perspectiva. "No hay tal cosa como alguien es bueno en el sexo", dice. Ya que el sexo se practica en pareja, es decir, lapráctica siempre conlleva la participación del otro. Entonces dependemos completamente del entendimiento mutuo.  Ser bueno o no, es una cuestión de ambas partes. Por ejemplo, dice Prause:

 

 “Si usted es alguien al que le gusta ser egoísta, nunca podremos ser buenos socios en el sexo”. 

 

La demanda constante de consejos sexuales pone de manifiesto el deseo muy humano de sentirse seguro y capaz sexual.  De acuerdo a el investigador:

 

“Nadie quiere ser tonto en el sexo. Resulta embarazoso no saber nada acerca de una parte importante de la vida”. 

 

Eso pasa probablemente porque las personas no se comunican acerca de lo que les gusta o quieren, y no preguntan porque no quieren parecer tontos. "Pero la experiencia no está incorporada en la información", dice Prause. "Está incrustada en el individuo". Dicho de otra manera: no estudies textos sobre el sexo; estudia a tu pareja.  De hecho, la investigación indica que lo que realmente impulsa la satisfacción sexual es una buena relación. El mejor predictor del orgasmo en las mujeres jóvenes, según un estudio de 2012 en la American Sociological Review, es el número de experiencias sexuales con un compañero. A partir de encuestas en línea realizadas por más de 6,000 mujeres jóvenes en 21 universidades de Estados Unidos y 85 entrevistas en profundidad en la Universidad de Indiana y la Universidad de Stanford, los autores encontraron que las tasas de orgasmo y el disfrute, aumentaron "drásticamente" entre la primera conexión y los encuentros posteriores, lo que sugiere que el aprendizaje-socio específico juega un papel aun en ausencia de compromiso a largo plazo. En las entrevistas, los autores de la investigación informaron que los participantes "hablaron largo y tendido sobre la torpeza de la primera relación sexual y la importancia de conocer el cuerpo del otro".

 

Las relaciones sexuales, al igual que cualquier otro tipo de relación, se reducen a la comunicación. Durante la experiencia, tenemos que ser claros. No confiar únicamente en la intuición, o en los gestos y los ruidos, ni en las cosas que no se han acordado. Hay que tener una excelente comunicación ponerla en práctica. Si algo nos gusta hacerlo patente, usar palabras de ser necesario para constuir confianza en la pareja. Pero si todo esto suena intimidante, Prause dice que tal vez se podría llevar a cabo el ejercicio más recomendado en terapia sexual, una terapia de exposición graduada llamada “Sensate Focus”, desarrollada por dos investigadores de la sexualidad humana, William H. Masters y Virginia E. Johnson. Que consiste en el descubrimiento del otro a través del tacto. La idea es tocar a tu pareja para su propio placer -en lugar del tuyo- y ser conscientes de sus sensaciones mientras lo haces. Hacer bien un ejercicio, la realización de una disciplina, requiere de bastante práctica. El sexo es cosa de dos (o de más) y  los deseos de descubrir a nuestra pareja serán el mejor aliciente para que ambos se vuelvan mejores en la cama. 

 

Con información de Science of Us 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar