Top 7: mitos y realidades sobre la leche de vaca

Harmonía / 2016-02-10

En materia de alimentación puede ser difícil distinguir entre lo que es mito y lo que es realidad. A veces por intereses publicitarios o por información sin comprobar, las personas dejamos de lado alimentos que benefician nuestra salud. La leche de vaca es, sin duda, uno de los alimentos que genera controversia en torno a sus efectos en el cuerpo. Aquí compartimos siete de los mitos más comunes sobre esta bebida.

 

Mito 1: La leche tiene antibióticos

Realidad: Algunas personas asumen que los antibióticos que pueden administrarse a las vacas en caso de enfermedad se mantienen presentes en su leche. Sin embargo, un estudio realizado en Argentina de 1993 al 2005 demostró que la cantidad de restos de antibióticos encontrados en la leche no era significativa para dañar la salud del consumidor.

 

Mito 2: La leche debe hervirse

Realidad: Sólo es necesario hervir la leche cuando se compra cruda. Es decir, cuando no se ha sometido a algún proceso de despasteurización o esterilización. En estos casos no es necesario hervir la leche, por el contrario, hacerlo en exceso provoca que se pierda parte de su valor nutricional.

 

Mito 3: La leche conserva los pesticidas del alimento de las vacas

Realidad: De forma semejante a los antibióticos, aunque sí se han encontrado residuos de pesticidas en la leche de vaca, la cantidad no es suficiente como para provocar un daño en la salud del consumidor.

 

Mito 4: La leche previene la osteoporosis

Realidad: La vitamina D y el calcio presentes en la leche son complementos fundamentales en la prevención y tratamiento de la osteoporosis.

 

Mito 5: Luego de tomar leche, no debe tomarse jugo

Realidad: Este mito se fundamenta en la idea de que si se toma jugo luego de tomar leche el estómago puede tener un problema pues el jugo corta la leche. No se ha comprobado una relación entre el malestar digestivo y el consumo de leche seguido por jugo. Este mito es falso.

 

Mito 6: La leche engorda

Realidad: Por el contrario, se ha demostrado que el calcio de la leche ayuda al tejido adiposo y favorece la pérdida de grasa. Además, la leche produce sensación de saciedad y ayuda al control del peso.

 

Mito 7: Es mejor consumir leche orgánica

Realidad: La mejor certificación de la calidad de un producto es la aprobación de una autoridad competente. Sea orgánica o no, la leche debe ser sometida a programas de prevención y control de alimentación animal, manejo de medicamentos, estado sanitario de los animales y manipuladores, entre otros. Cuando aprueba todos los requisitos, su calidad es confiable.

 

Los estudios en torno a la leche de vaca continúan. Con el tiempo se podrán determinar mayores beneficios nutricionales para el cuerpo de esta bebida y, con suerte, se irán aclarando los mitos que la rodean. Mientras tanto, esperamos que este top 7 te ayude a comprender una parte de tu dieta.

 

Fuentes: CISAN

Leche y nutrición 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar