Cuando te alimentas sanamente también contribuyes a tu salud mental y emocional

Harmonía / 2017-01-17

Es ampliamente conocido que mantener una alimentación saludable contribuye a controlar el peso y evitar ciertos problemas de salud físicos, lo cual tiene perfecto sentido porque después de todo nuestro cuerpo literalmente se construye de aquello con que lo alimentamos, de tal manera de que el conocido dicho de “somos lo que comemos” rebosa razón. Sin embargo, aquello que comemos no sólo tiene un fuerte impacto en el aspecto biológico de nuestro ser; también tiene un efecto determinante en nuestra sensación de bienestar y nuestro estado anímico. Esto explica por qué las dietas altas en embutidos, comidas procesadas, azucaradas, o ricas en grasas están asociadas con niveles más altos de depresión, estrés, ansiedad y desorden bipolar. Algunos investigadores sostienen que los trastornos de déficit de atención también están relacionados con dietas poco nutritivas. 

 

De tal forma que comer más frutas y verduras frescas y preferir la comida hecha en casa  a la comida rápida o procesada puede contribuir a mejorar la salud física y mental, llegando a disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicodegenerativas o experimentar un infarto, pero también Alzheimer y otras enfermedades mentales. Además, en caso de haber sido diagnosticado con una enfermedad física o mental llevar una alimentación nutritiva puede contribuir a sobrellevar los síntomas y recuperar el control de tu vida. Si quieres saber más sobre en qué consiste una alimentación saludable puedes leer lo que hemos escrito al respecto aquí. Y si lo que necesitas son algunos consejos para mantener los buenos hábitos alimenticios, las siguientes recomendaciones son una buena guía: 

 

1. Prepara tus comidas

Cocinar la comida que consumes te da una idea precisa de qué es lo que contiene y en qué condiciones se preparó. Además te brinda independencia, pues no importa dónde estés siempre podrás cocinar tus platillos saludables preferidos. 

 

2. No te obsesiones con las calorías

Pasar el día contando calorías puede ser muy estresante para algunas personas y la salud integral se trata de establecer el equilibrio de todos los aspectos de tu ser, así que si hacer esto te causa ansiedad lo mejor es que te concentres en mantener tres aspectos en tu alimentación: frescura, color y variedad, además de evitar la comida procesada. Consumir local es una excelente manera de comer alimentos frescos y de temporada, además de contribuir a la salud financiera de tu comunidad. 

 

3. Lee las etiquetas

Algunos alimentos “saludables” pueden ser engañosos. Acostúmbrate a leer las etiquetas para saber qué contiene en realidad aquello que estás llevando a tu boca. 

 

4. Pon atención en cómo te sientes

Después de comer, nota cómo te sientes. Los hábitos saludables te hacen sentir bien. Si después de comer experimentas indigestión, pesadez o te sientes deprimido, mareado y con bajos niveles de energía, esto significa que necesitas empezar a comer saludablemente. 

 

5. Hidrátate

Asegúrate de tomar suficiente agua, pues este líquido vital tiene un papel crucial en la eliminación de toxinas del cuerpo. Una hidratación adecuada evitará que te sientas cansado o experimentes dolores de cabeza. Además es común confundir la falta de líquido con el hambre; antes de comer algo, toma un vaso de agua. 

 

Te puede interesar: Todo lo que necesitas saber sobre alimentación está en esta lista de textos

 

Con información de Nutrition

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cómo te sientes después de comer?