¿Qué revelan de ti tus antojos?

Harmonía / 2016-02-09

Aunque podría parecer todo lo contrario, tus antojos no son fortuitos, sino una de las muchas formas en las que tu cuerpo intenta comunicarte lo que necesita. Te decimos cómo interpretarlo.

 

Antojo: Dulces

Necesitas: Cuando tienes antojo de algo dulce es probable que a tu organismo le falte cromo, el mineral encargado de regular el azúcar en la sangre. Esta deficiencia casi siempre es ocasionada por el consumo de azúcares y harinas refinados que llegan rápidamente al torrente sanguíneo provocando un aumento súbito de energía y posteriormente un bajón que ocasiona un síndrome de abstinencia y la necesidad de más azúcar. Te recomendamos sustituir el consumo de azúcar y harinas refinados por carbohidratos más complejos que no liberan la energía tan rápidamente, como los cereales integrales o las frutas. De esta manera el azúcar en tu sangre se mantendrá regulado.

 

Antojo: Carne y embutidos

Necesitas: Si tienes antojo de carne y embutidos tu organismo está intentando decirte que tienes una deficiencia de hierro. El hierro que contiene la carne roja tiene una excelente absorción en el organismo, sin embargo, no se recomienda para su consumo diario. Si los días que no comes carne roja no la sustituyes por otra fuente de hierro es probable que aparezca el antojo. Puedes obtener hierro de otros alimentos como las lentejas, los frijoles, las nueces, las almendras, las semillas de girasol, las espinacas y los mariscos.

 

Antojo: Chocolate

Necesitas: El chocolate es delicioso pero también necesario dentro de una dieta equilibrada, no sólo contiene hierro, cromo y antioxidantes, sino que también provee de altas cantidades de magnesio, un mineral indispensable para el sistema inmunológico que además calma la ansiedad y actúa como relajante muscular. Por si fuera poco, el cacao contiene anandamina, un neurotransmisor que produce efectos similares a la cannabis, además de mejorar la concentración. Parece un alimento milagroso y lo es, no en balde fue tan apreciado por las culturas prehispánicas. El problema es que casi siempre lo consumimos mezclado con altos niveles de azúcar, lo que lo convierte en una bomba calórica muy adictiva.

 

Antojo:  Cosas saladas o picantes

Necesitas: Cuando tienes el antojo de algo salado o picante es muy probable que tu organismo se encuentre deshidratado y con una baja de sodio. Lo ideal, además de satisfacer tu antojo si así lo deseas, es beber líquidos en abundancia. Cuando el cuerpo se deshidrata el organismo pierde sales minerales y está desesperado por recuperarlas, su manera de pedírtelas es en forma de antojo de algo salado pero lo que en realidad necesita es agua. 

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: