¿Por qué los hábitos alimenticios de Estados Unidos están afectando tu salud?

Harmonía / 2016-12-23

En México y en muchos lugares de América Latina (quizá en muchos lugares de Occidente en general) tenemos una fuerte influencia de una cultura en cuanto a hábitos alimenticios se refiere: Estados Unidos. ¿Cuál es el problema con esta relación tan directa en términos de hábitos alimenticios? Que está perjudicando nuestra salud.

 

En 1997 la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió sobre una epidemia mundial de obesidad. Es decir, en ese momento se descubrió que la obesidad era un problema general de los países occidentales y no sólo de Estados Unidos, como muchas personas pensaban. Sin embargo, ese mismo año se demostró que en Estados Unidos la obesidad había aumentado un 31% en los últimos 10 años. El problema tiene que ver con una mala calidad nutritiva de la alimentación moderna.

 

Por ejemplo, la alimentación de Estados Unidos tiene su base en los siguientes componentes:

 

Harinas blancas refinadas

Se encuentran en las hamburguesas, perros calientes, bocadillos, galletas, panqués, pan dulce, etcétera.

 

Azúcar

Refrescos, jugos, galletas, cátsup, mostaza, latas en conserva, té, etcétera.

 

Frituras

Papas, dulces y demás frituras.

 

Todos los alimentos anteriores tienen en común un alto índice glucémico. Tienen su base en azúcar, harina refinada o pasan por transformaciones industriales. Esto está generando un problema de obesidad en todo el mundo, que es influenciado por estos hábitos alimenticios. Sucede que cuando nos alimentamos con comida con alto índice glucémico, el páncreas comienza a deteriorarse y es más fácil subir de peso.

 

Hay gente que se puede mantener delgada durante la vida a pesar de sus malos hábitos alimenticios porque nacieron con un páncreas saludable que no ha sufrido hiperinsulinismo. Otras personas tenían un páncreas en buen estado y sus malos hábitos alimenticios han dañado su salud, por lo que después de los 30 o 35 años empiezan a ganar peso. Por último, hay gente que desde el nacimiento tiene un páncreas en mal estado (producto de la genética) y tienen una tendencia al sobrepeso que los obliga a mantener mejores hábitos alimenticios. El caso es que la dieta influye directamente en la salud del páncreas, y el modelo estadounidense daña el estado de este órgano y nos acerca a la obesidad como una condición mundial.

 

Desde 1997 se advertía que si los hábitos alimenticios seguían de esta forma, en 30 años la obesidad sería casi general en todos los países del mundo. ¿Realmente estamos cuidando nuestra alimentación lo suficiente? ¿Debemos prestar más atención a los alimentos que consumimos? ¿Cómo podemos mejorar nuestros hábitos?

 

Quizá vale la pena desprenderse de los hábitos alimenticios de países como Estados Unidos cuyo fundamento no es tan nutritivo como otros. Por ejemplo, México tiene mucho que ofrecer en ese sentido, y puedes leerlo aquí.

 

Fuente

Comer, adelgazar y no volver a engordar

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: