Nuestro top de mejores lácteos para tu salud

Artículo en colaboración con: Salud 180 / 2016-04-25

Si quieres disfrutar de una excelente salud digestiva, mantener un peso óptimo y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la hipertensión y diabetes, sólo tienes que incluir los lácteos más saludables en tu alimentación.

 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012, este tipo de productos aportan entre el 30 y 43% de la ingesta recomendada de calcio, y 33% de vitamina D.

 

Los lácteos son ricos en vitaminas A, B12, riboflavina, potasio, fósforo, magnesio, yodo y proteínas, nutrimentos esenciales para fortalecer tus huesos y músculos.

 

Por ser alimentos que aportan más nutrimentos por cada caloría, se recomienda consumir entre 2 y 3 porciones al día; sin embargo, debes elegir los que realmente son saludables. Te los mostramos.

 

1. Yoghurt con probióticos (2 veces al día)

 

Esta es una excelente opción si quieres olvidarte de malestares digestivos como gases, inflamación y ruidos intestinales.

 

Consúmelo dos veces al día. Al estar enriquecido con Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus casei y bifidus, tiene la capacidad de equilibrar la microbiota intestinal que ayuda a mantener saludable tu sistema digestivo y fortalece las defensas del cuerpo.

 

 

2. Queso

 

El Dairy Council of California informa que existen más de 300 variedades a nivel mundial, pero los más saludables son el panela, el fresco y el Oaxaca; contienen menos grasas.

 

Son ricos en calcio, fósforo, zinc y vitaminas A y B12. Tiene proteínas de alta calidad que ayudan a fortalecer los músculos. Lo ideal es que consumas entre 80 y 125 gramos al día (no te excedas).

 

3. Leche

 

Un vaso de 250 ml contiene entre 15 y 20% de proteína, 25% de riboflavina, 26% de vitamina B12, 28% vitamina A, 58% vitamina D y 51% de calcio.

 

La proteína es utilizada por el cuerpo para construir músculos, renovar la piel y el cabello, así como para fortalecer el sistema inmune.

 

4. Kéfir

 

En apariencia es similar al yoghurt, pero más líquido. Se trata de una leche fermentada rica en probióticos que favorecen el tránsito intestinal; reduce los niveles de colesterol y el riesgo de padecer cáncer de colon.

 

Para que goces de todos los beneficios nutricionales de estos productos lácteos saludables, recuerda mantenerlos en refrigeración y consumirlos habitualmente. ¡Notarás la diferencia!

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: