Mito: necesitamos consumir más calorías en invierno

/ 2015-12-17

La adaptación garantiza la sobrevivencia y los seres humanos se han tenido que adaptar a múltiples cosas a lo largo de la historia, entre ellas a los cambios del clima. Mientras nuestras sociedades fueron agricultoras la alimentación era forzosamente "de temporada", es decir, la gente comía lo que se cosechaba según la estación. Esto provocó que la dieta de verano fuera muy distinta a la dieta de invierno. Además, las viviendas y la vestimenta no garantizaban la misma protección que ahora, por lo que la gente aumentaba su consumo de grasas en temporada de frío pues se creía que de esa forma se mantendrían calientes. 

 

Estas prácticas se volvieron tradiciones, de ahí que la mayoría de los alimentos considerados "navideños" provengan de países nórdicos (frutos secos, embutidos, bacalao, etc.), al igual que la idea de que durante el invierno el cuerpo consume más calorías para mantenerse caliente, esto podría ocurrir (y no siempre) si viviéramos en uno de esos países sin ropa abrigadora ni calefacción. La realidad es que el invierno que nosotros conocemos no representa un cambio drástico de temperatura en comparación con el resto del año y nuestro cuerpo lo sabe. Quizá sintamos frío algunas veces pero eso no significa que estamos quemando calorías, sino que debemos abrigarnos mejor para estar más cómodos.

 

Por otro lado, nuestra alimentación dejó de ser "de temporada" hace mucho tiempo gracias a la refrigeración y la conservación, por lo que la "dieta de invierno" es solamente una tradición que no tiene nada que ver con nuestra supervivencia o con nuestras necesidades calóricas. Así que ya lo sabes, si aumentas tu consumo de calorías en temporada de frío creyendo que tu cuerpo las quemará más rápidamente, lo único que lograrás será llegar a la primavera con peso extra.

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: