La verdad detrás de los superalimentos: kale

Harmonía / 2016-09-01

Hoy en día muchas personas creen ciegamente en los beneficios de los llamados “superalimentos”. Incluso, los precios de estos ingredientes que aparentemente son capaces de mejorar nuestra salud de manera extraordinaria aumentan cada vez más, y los consumidores no pierden la fe.

 

¿Cuál de todos los beneficios que se promocionan son ciertos? ¿Realmente pueden ayudarnos a mejorar la salud del cuerpo? Esta serie de textos se plantea estas preguntas. En la primera entrega hablaremos del kale.

 

Kale

Desde hace mucho tiempo hemos escuchado que debemos incluir alimentos verdes en nuestra dieta diaria, pero ¿es verdad que el kale se distingue de otros alimentos verdes por sus propiedades para la salud?

 

El kale es primo hermano del brócoli, la coliflor y de las coles de Bruselas. Es originaria de Asia menor y llegó a Europa alrededor del 600 dC. Su fama se debe a el hierro, las vitaminas, la fibra y los antioxidantes que aporta. Sin embargo, sus beneficios no son tan especiales, en realidad son propios de cualquier otra verdura de hoja verde. Sí, el kale aumenta la producción de glóbulos rojos, mejora la digestión y reduce los radicales libres. Pero esto también se puede conseguir con una dieta que incluya verduras variadas.

 

Además, las vitaminas y minerales que se encuentran dentro de una verdura dependen de la tierra donde se cosechan y de otros factores. Por lo tanto es incierto afirmar que el kale sea superior al resto de las verduras en sus propiedades nutricias.

 

Quizá el kale se anuncia como superalimento porque, por peso, puede contener más calcio y vitamina B6 (pero también calorías) que la coliflor, el brócoli, las coles de Bruselas, la espinaca y la zanahoria. De hecho, el kale aporta menos vitamina A que las zanahorias, menos hierro, magnesio y potasio que la espinaca y menos fibra que las coles de Bruselas.

 

Esto no significa que el kale no sea una excelente opción para incluirlo en una dieta saludable y variada. Sólo propone una cierta objetividad frente a sus beneficios. Además, si no quieres gastar mucho, puedes obtener sus vitaminas y minerales de otros alimentos, como los que mencionamos un poco antes.

 

Fuentes

The Guardian

Animal Gourmet

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar