Esto es lo que sucede si pones comida rápida en un frasco por 15 días

Harmonía / 2016-04-20

El tema de los aditivos alimentarios  y sus efectos en la salud es un gran motivo de preocupación, pues los alimentos que los contienen abarrotan los estantes de los supermercados. Algunos de los aditivos más populares son fijadores de color o sabor, o conservadores como los compuestos que incluyen algún tipo de sodio. Otros como los nitratos y los nitritos son frecuentemente  agregados a las carnes y embutidos para lograr que duren más tiempo, a pesar de que si se exponen a altas temperaturas (como cuando se cuece una carne) son factores de riesgo para desarrollar cáncer y otros malestares, así como reacciones alérgicas o diarreas.

 

Algunos de estos aditivos también pueden reducir la efectividad de ciertas vitaminas y nutrimentos. De tal manera que quien los consume no obtiene los beneficios asociados al alimento en cuestión.  Además los especialistas tienen serias sospechas de algunas de estas substancias están asociadas a problemas de comportamiento como el déficit de atención. Sin embargo los efectos de muchas de estas substancias no han sido estudiados con profundidad hasta el momento porque las instituciones encargadas de sancionar los productos que salen al mercado han dado el visto bueno a aquellos de las grandes cadenas y franquicias. 

  

Puede ser que las frutas y verduras de los mercados locales y la comida de los puestos callejeros aparenten ser lo mismo que las de los supermercados y restaurantes de comida rápida, pero no lo son. Esto resulta evidente cuando se siguen los procesos de descomposición de cada uno, el cual requiere la presencia de factores como bacterias, microorganismos, humedad, tiempo, a veces cierta temperatura. En un experimento realizado por "Sin embargo" y supervisado por la especialista Ana Larragaña Flota colocó 10 alimentos que los mexicanos consumen en su dieta diaria durante 15 días en un frasco, de tal manera que estos quedaran aislados de los microorganismos del entorno. Su objetivo era observar qué pasaba con los alimentos, así como las reacciones que sufrían de acuerdo a los componentes que los integran  y los efectos potenciales que podrían tener en el cuerpo humano. 

 

 

Los resultados fueron alarmantes. Aquellos alimentos provenientes de puestos de comida callejeros y mercados locales se descompusieron de manera normal, mientras que los de las cadenas de comida rápida tardaron mucho más en descomponerse.   Lo cual puede ser bueno si se quiere preservar un alimento más tiempo pero en realidad es muy malo  para el proceso digestivo. Pues básicamente implica ingerir un alimento cuyas propiedades son alteradas por aditivos que son precursores de graves problemas a la salud y que además el cuerpo no puede procesar y absorber fácilmente. 

 

Una de las dificultades para identificar los compuestos que tienen los alimentos es la ausencia de etiquetas claras y herramientas que nos permitan descifrarlas. Lo cual pone de manifiesto la necesidad de crear más consciencia con respecto a los riesgos que los aditivos alimentarios implican para nuestra salud.

 

 

Fuente: Eufic

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar