Esta regla que seguía el Buda en su dieta podría ser muy útil (2 mil 500 años después)

Harmonía / 2016-12-17

Aunque estamos acostumbrados a una de las representaciones del Buda en la que aparece con una panza de considerable tamaño (particularmente en China), que es vista como símbolo de la abundancia o la felicidad, el Buda histórico debió de haber sido una persona delgada, ya que aplicó toda su vida un estricto regimen alimenticio que hoy consideraríamos como un ayuno intermitente y una especie de biohacking

 

Lo que distinguió al Buda de otros líderes espirituales es su acercamiento científico a su propia mente y cuerpo. En un nuevo libro, The Buddha's Diet, el informático y sacerdote zen Dan Zigmond sugiere que Gautama Buda tenía una alta estima por los datos y experimentaba con su propio cuerpo para encontrar resultados óptimos --y esto incluía dieta y ejercicios.

 

Zigmond resume la dieta del Buda diciendo que se trata de restringir los alimentos a ciertas horas en el día. En las propias palabras del Buda:

Monjes, yo no como en la noche. Ya que evito comer en la noche, me mantengo en buena salud, ligero, energético y vivo con comodidad. Ustedes también, monjes, deben evitar comer en la noche, y tendrán buena salud. 

 

Estas instrucciones siguen aplicándose en la mayoría de los monasterios budistas del mundo, donde básicamente no se cena. Al parecer, el Buda notó que evitar ingerir alimentos en las horas antes de dormir mejora el sueño, lo cual es vital para la salud. Esto, sin embargo, no significa que a otras horas coman con desmesura.

 

Zigmond sugiere que se tomen alimentos sólo dentro un rango de 9 horas --él come sólo de 9am a 6pm; a otras horas se puede tomar agua, café o té. En esto Zigmond aprecia una "camino medio" (algo que caracteriza al budismo). "No es un ayuno, y no es completa abundancia. Esto es consistente con el tema general del Buda de encontrar el equilibrio entre los extremos". En su vida el Buda probó primero la abundancia al vivir en un palacio y ser un príncipe, y probó luego la más severa austeridad al pasar varios años como asceta, antes de iluminarse.

 

Curiosamente la "dieta del Buda", coincide con una tendencia científica que recomienda los ayunos intermitentes (de la cual escribimos aquí), los cuales sirven para evitar el sobrepeso y mantienen al cerebro en un estado saludable a través de la cetosis ocasional.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: