El yoghurt como probiótico

Harmonía / 2016-02-24

 

Los alimentos probióticos son productos que contienen microorganismos vivos de determinado género y cepa que son viables para modificar de manera positiva la microbiota intestinal del huésped. Aún se están estudiando muchos aspectos relacionados a sus mecanismos de acción; sin embargo, es reconocida su eficacia en la prevención y el tratamiento de malestares digestivos, la reducción de la intolerancia a la lactosa y el refuerzo de la respuesta inmunitaria. El yoghurt y otros lácteos fermentados se consideran los principales vehículos para aportar probióticos al organismo.

 

El yoghurt se define como un lácteo fermentado obtenido por una fermentación ácido láctica específica por Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. Otras cepas de bacterias exclusivas pueden adicionarse para mejorar sus características o incrementar sus propiedades probióticas. La investigación que se ha desarrollado en torno al yoghurt supera la de cualquier otro producto probiótico. El yoghurt ha sido estudiado para determinar sus efectos en la intolerancia a la lactosa, los malestares digestivos, el metabolismo del colesterol y la inmunidad.

 

Se ha demostrado que el yoghurt puede ser tolerados por personas con intolerancia a la lactosa, los probióticos adicionados al yoghurt son capaces de autodigerir la lactosa, disminuyendo su cantidad en un 20 a 30%. Además, los probióticos en el yoghurt sobreviven al proceso digestivo.

 

El consumo de probióticos en el yoghurt puede ayudar a equilibrar la microbiota intestinal, aumentando la cantidad de bacterias buenas o benéficas para el organismo y disminuyendo la cantidad de malas o patógenas. También puede modificar la respuesta inmune del intestino y mejorar su función de barrera.

 

El yoghurt con probióticos es recomendable para cualquier persona que quiera mantener o restablecer el equilibrio de su microbiota intestinal. Para personas que estén en algún tratamiento con antibióticos, para niños, ancianos, durante el embarazo o para mejorar la intolerancia a la lactosa. El yoghurt con probióticos también ha demostrado una alta eficacia en la disminución de malestares digestivos como sensación de inflamación, malestar, ruidos intestinales y gases. 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: