Diferencias entre fibra soluble y fibra insoluble

/ 2016-01-02

Se denomina fibra a una sustancia presente en ciertos alimentos que al consumirse no es digerida y, por lo tanto, genera importantes efectos en el cuerpo. La fibra se divide en soluble e insoluble de acuerdo con su solubilidad en agua y cada uno de estos tipos tiene efectos distintos en el cuerpo.

 

La fibra soluble es la que se disuelve en el líquido. Ayuda a controlar la glucosa en la sangre, bajar el colesterol, disminuir el riesgo de contraer enfermedades cardíacas y mejorar la absorción de grasa. Este tipo de fibra se encuentra en avena, legumbres, nueces, frijoles, cebada, manzana, frutas cítricas, y zanahorias, por mencionar algunos alimentos.

 

Por su lado, la fibra insoluble no se disuelve fácilmente en el agua. Ayuda a controlar los niveles de colesterol en la sangre, regula la ingesta calórica y agrega volumen a las heces para facilitar el paso de los residuos mejorando la digestión y el paso de los alimentos por el estómago y los intestinos. De hecho, la fibra insoluble tiene un efecto laxante y se encuentra en alimentos como harina de trigo integral, salvado de trigo, cereales integrales, semillas, lechuga, acelga, brócoli, uva y fruta seca, entre otras opciones.

 

Una de las razones por las cuales es importante diferenciar entre ambos tipos de fibra son los distintos efectos que tienen en el cuerpo. Por ejemplo, en el caso de sujetos con trastornos funcionales digestivos, la fibra insoluble no ha demostrado ser un beneficio para su salud, mientras que la soluble en cantidades adecuadas sí ha ayudado a reducir algunos malestares. No obstante, el consumo recomendado al día es de 20 a 30 gramos de fibra total, es decir, tanto de fibra soluble como insoluble.  

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar