Dieta y disbiosis intestinal, ¿cómo se relacionan?

Harmonía / 2016-08-04

Disbiosis intestinal es el nombre que se le da a la alteración en la composición y/o el desequilibrio de los microorganismos de la microbiota intestinal y que deriva en una deficiente absorción de los nutrimentos de los alimentos que llegan al intestino.

 

La disbiosis intestinal puede contribuir al desarrollo o empeoramiento de muchos padecimientos: desde el tránsito lento, la inflamación, los gases y el síndrome de colon irritable, hasta migrañas, obesidad, síndrome metabólico y diabetes.

 

Además, la mala salud del intestino tiene sus peores consecuencias a largo plazo, pues la imposibilidad de absorber adecuadamente los nutrimentos de lo que comemos resulta en envejecimiento prematuro y fatiga crónica.

 

Las causas de la disbiosis están relacionadas con el abuso de antibióticos, el estrés y, por supuesto, una dieta poco equilibrada

 

¿Cómo puedo saber si mi dieta es poco equilibrada?

 

Estas son las tres principales características de una dieta poco equilibrada:

 

  • Bajo consumo de frutas, verduras, granos enteros y lácteos.
  • Alto consumo de azúcares y harinas refinadas.
  • Alto consumo de grasas de origen animal.

 

Si te identificas con ellas, te invitamos a reflexionar sobre tus hábitos alimenticios ya que una dieta poco equilibrada a, además de ocasionar disbiosis intestinal y diversos malestares digestivos, puede causar obesidad, afectar tus niveles de colesterol y aumentar tu presión sanguínea, poniendo en riesgo tu corazón.

 

 Si quieres regular el equilibrio de tu microbiota y con ello obtener una mejor salud digestiva e integral, te recomendamos adoptar hábitos alimenticios saludables, realizar ejercicio frecuentemente e incluir lácteos fermentados —como el yoghurt— que aportan microorganismos benéficos que pueden ayudar a restablecer la salud de tu microbiota intestinal.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: