Cómo modificar mi dieta dependiendo de mi edad

Harmonía / 2016-08-02

Con el paso de los años, nuestro organismo se modifica y sus necesidades alimenticias cambian de acuerdo a su gasto energético y su composición hormonal, por lo que nuestra dieta tiene que adaptarse a cada etapa de nuestra vida para seguir siendo saludable. 

 

A continuación, te explicamos cómo modificar tu dieta y tus hábitos de acuerdo a cada etapa de tu vida:

 

En los 30

En los treinta se encuentra muy presente en nuestro organismo la hormona del estrés, el cortisol, por lo que es posible que la ansiedad nos haga querer comer en grandes cantidades, pero ojo, esto no significa que lo necesitemos. Alrededor de los 35 años tanto hombres como mujeres sufren un aumento de peso considerable debido a que los requerimentos calóricos de nuestro organismo disminuyen (tendemos a volvernos sedentarios) pero seguimos comiendo igual. Es importante modificar la ingesta de calorías diarias para que sea adecuada a nuestra actividad física.

 

Alimentos indispensables durante los 30: Verduras de hoja verde, leguminosas y fibra de granos enteros.

 

En los 40

Durante los cuarenta nuestro organismo sufre muchos cambios para adaptarse a la segunda mitad de su vida. Hay que aceptar que ya no es y nunca volverá a ser el mismo que durante la adultez temprana y es muy probable que lleguemos a pesar de 5 a 10 kilos más que a los 20 sin que eso signifique que dejemos de estar saludables. Durante esta etapa es común que comiencen a aparecer malestares digestivos como sensación de inflamación y gases, debido a que el cuerpo puede volverse intolerante a algunos alimentos como la lactosa. Durante esta etapa es importante moderar el consumo de carbohidratos provenientes de harinas refinadas para evitar el aumento de peso.

 

Alimentos indispensables durante los 40:  Calcio, que se puede obtener de pescados, lentejas y lácteos; alimentos altos en proteína y hortalizas.

 

En los 50

Los cincuenta años es una época complicada sobre todo para las mujeres, pues es cuando llega la menopausia. Esto ocasiona un desequilibrio con los niveles de estrógeno que pueden provocarnos ansiedad y ganas de comer compulsivamente. Debemos tener mucho cuidado con nuestra alimentación durante esta etapa, sobre todo con los alimentos dulces que tanto se antojan, pues el consumo indiscriminado de azúcares es muy peligroso ya que puede ocasionar resistencia a la insulina. La mayoría de las personas que padecen diabetes en el mundo se diagnostican alrededor de esta edad.

 

Alimentos indispensables a los 50: Carbohidratos complejos que el organismo tarda en absorber como los granos enteros de avena y arroz, suplementos vitamínicos, calcio, frutas y verduras en abundancia.

 

En los 60

Tus capacidades digestivas comenzarán a verse un poco disminuidas, por lo que es probable que comiences a sentir menos necesidad de comer y tus porciones se vayan reduciendo poco a poco. Muchas personas en sus sesenta años dejan de cenar o de desayunar y les basta con dos comidas al día y un par de refrigerios ligeros. Durante esta etapa es muy importante consumir hierro y calcio para evitar el desgaste de los músculos y huesos. Hay algunos alimentos que, debido al cambio en nuestras capacidades digestivas, debemos evitar, como los irritantes y las grasas. Se recomienda un alto contenido de fibra para evitar el estreñimiento.

 

Alimentos indispensables a los 60: Granos enteros como avena y arroz integral, semillas como chía y linaza; frutas y verduras de todos tipos, proteínas magras como carne de ave y pescados.

 

 

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: