Aunque no lo creas comer insectos puede ser delicioso, nutritivo y el futuro de la humanidad

Harmonía / 2016-09-03

Hay múltiples especies que comen insectos, incluyendo aves, reptiles, anfibios y algunos mamíferos, entre los cuales están los humanos. La práctica de comer insectos es conocida como entomofagia y aunque parezca extraño o algunas personas la simple idea les pueda causar repulsión, es una práctica muy nutritiva.  Ya que los insectos son una gran fuente de proteínas, minerales, grasas y vitaminas que podrían llegar a reemplazar el consumo de carne. Además de que puede ser una opción mucho más sustentable que criar ganado, ya que los insectos se reproducen rápidamente, comen poco y no necesitan de mucho espacio.

 

Quizá esta es la razón por la cual la entomofagia es una práctica que se lleva a cabo en los 5 continentes. Aunque no sea algo de lo que se hable frecuentemente en las noticias alrededor de 2 billones de personas en el mundo consumen insectos regularmente como parte de su dieta.  De hecho a nivel mundial existen al menos 1900 especies  comestibles que incluyen escarabajos, gusanos, abejas, avispas y hormigas. Lo más interesante o quizá lo más inquietante para algunos es que los insectos podrían ser la comida que en un futuro no muy lejano alimente a la humanidad. Pues cada año se suman a la población mundial aproximadamente 70 millones de personas y se estima que si este crecimiento continúa para el año 2050 seremos 9 billones de personas en el planeta. ¡Y para alimentarlas tendríamos que producir al menos el doble de comida que ahora!

 

Esto representa un grave reto pues actualmente el 70% de la tierra fértil se usa para criar ganado, los océanos están enfrentando las consecuencias de la pesca desmesurada y  numerosos ecosistemas han sido destruidos y contaminados. Por si esto fuera poco, el cambio climático también está afectando la agricultura. De tal manera que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación o FAO por sus siglas en inglés, ha realizado un reporte que trata este tema con profundidad.  En dicho documento señala que las deficiencias con respecto a la producción de comida necesitan ser rectificadas y el desperdicio de alimentos corregido.  

 

Por otro lado reconoce que las prácticas tradicionales de recolectar insectos como fuente de alimentación y sustento  y analiza su impacto en el medio ambiente. Para realizar dicho documento la FAO colaboró con el Laboratorio de Entomología de la Universidad de Wageningen en Holanda, una institución que ha liderado las investigaciones sobre los insectos y la comida. Y al revisar su contenido es imposible preguntarse ¿porqué no estamos haciendo esto en gran escala ahora mismo?

 

Quizá tenga que ver con cuestiones culturales, pero en México en particular existen numerosos platillos que incluyen diferentes tipos de insectos, ya que el país cuenta con 504 especies comestibles.  Por ejemplo los jumiles se pueden  probar en estados como Jalisco, Oaxaca, Hidalgo, Guerrero, Puebla, Veracruz, Morelos y Guerrero.  Por otro lado están los chauis o xamoes, que básicamente son escarabajos y comúnmente se consumen tostados.  En Oaxaca también se encuentra una hormiga conocida como chicatana que se degusta en botana, frita, asada o con sal y limón. 

 

Otro platillo popular son los escamoles, es decir las larvas de cierto tipo de hormiga que comúnmente se fríen con mantequilla y epazote, aunque también se pueden mezclar con mole y se pueden probar en Guanajuato, Tlaxcala e Hidalgo. El gusano de maguey que usualmente crece en la pencas y raíces también es una platillo socorrido. Estos son sólo algunos de los platillos mexicanos que incluyen insectos, sin embargo, puede que en un futuro no muy lejano, haya muchos más. ¿Te animarías  a incluir los insectos como una parte regular de tu dieta?

 

Con información de IFLScience

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar