Así se veían las frutas y las verduras antes de que las domesticáramos

Harmonía / 2016-02-28

Muchos saben que la zanahoria originalmente no era de color naranja, aunque su color nos parezca hoy en día tan ligado a su identidad, pero pocos conocen que son muchas las verduras y fruras que hemos modificado radicalmente a través de la agricultura dirigida, empujando el crecimiento y resaltando ciertos elementos que nos son útiles. 

 

En cierta forma el tema es controversial ya que interviene en algunos aspectos una forma de modficación genética, aunque de manera más progresiva, realizando lo que se conoce como una una selección artificial para favorecer ciertos fenotipos en los cultivos. Esto es algo que el hombre ha hecho por miles de años, por ejemplo, con el maíz, el cual es tan entrañable en nuestra cultura, y cuya domesticación ha modificado su estructrura de manera significativa haciéndolo muchas veces más grande. Las presiones del mercado y la economía han forzado una producción más eficiente y generalmente de mayor tamaño y atractivo para el consumidor. 

 

En el caso del durazno, por ejemplo, domesticado hace 4000 mil años en China, se calcula que hoy en día es hasta 64 veces más grande, con 27% más jugo y 4% más dulce.  Como muestra el video, realmente estas plantas han sido coaccionadas a evolucionar por el hombre y podemos hablar de una especie de simbiosis. El ser humano tiene varias especies aliadas con las que coevoluciona, afuera de su cuerpo y adentro. Recordemos que el ser humano es una colonia ambulante, un superorganismo conformado por cientos de millones de células microbiales que conforman un ecosistema vital llamado la microbiota. Estas bacterias y otros microorganismos han evolucionado para proveer un sistema inmune y diversas funciones orgánicas justamente a partir de la comida que ingiere el ser humano.

 

El siguiente video nos permite percibir los radicales cambios que han vivido alimentos como el plátano, la sandía, el durazno, el maíz o la berenjena. Algunas de estas plantas serían prácticamente irreconocibles si fuéramos a observarlas como eran antes en su estado salvaje. 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar