Amaranto, el alimento de los aztecas, los incas y los astronautas

Harmonía / 2016-04-26

El amaranto o amaranthus caudatus tiene una increíble capacidad para sobrevivir las inclemencias de los cambios meteorológicos. Resiste los climas secos y fríos, puede crecer en suelos muy pobres y también en las regiones húmedas y tropicales. Además  es sumamente rico en nutrientes ypor esta razón fue elegido junto con la quinoa para alimentar a los astronautas en sus misiones espaciales. Pero miles de años antes de que el hombre llegara al espacio, el amaranto fue uno de los alimentos preferidos de las culturas precolombinas, mayas, aztecas e incas domesticaron la planta hace más de 4000 años y la incluyeron como parte de su dieta y sus rituales religiosos. Estos son algunos de los beneficios del amaranto para tu salud. 

 

1. Es una fuente de proteínas.

A diferencia de la de otros granos, el amaranto contiene un aminoácido llamado lisina y por esta razón se considera que sus proteínas son de alguna manera más completas. Uno de los primeros estudios con respecto a la calidad su valor proteínico fue realizado en Perú, donde varios niños consumieron amaranto como única fuente de proteína. ¿El resultado? Los investigadores concluyeron que “si el amaranto estuviera disponible a un precio razonable podría ser un componente mayor  de las dietas de los niños en el los países en vías de desarrollo”.

 

2. Es apto para dietas libres de gluten

A diferencia de otros cereales, el amaranto es un alimento libre de gluten lo cual lo hace apropiado para las personas que padecen enfermedad celiaca. 

 

3. Protege tu corazón

El amaranto ha probado ser efectivo para disminuir los niveles de colesterol malo y triglicéridos. Así como para ayudar a quienes sufren de hipertensión y  prevenir las dolencias coronarias. 

 

4. Es sumamente nutritivo.

El amaranto contiene vitamina A, vitamina C, hierro, magnesio y altos niveles de calcio. Además también contiene fósforo, un elemento esencial para guardar y utilizar energía de nuestro cuerpo. De hecho si se consumen bajos niveles de fósforo es posible experimentar fatiga y falta de concentración. Además contiene fibra dietética que ayuda que tengas un tránsito digestivo sano. 

 

5.Previene el desarrollo de enfermedades crónicas. 

Algunas investigaciones sugieren que los péptidos del amaranto como la lunasina pueden tener propiedades  que ayuden a prevenir enfermedades crónicas como inflamación, diabetes, embolias y enfermedades cardiacas.

 

Puede ser que el amaranto tenga su origen en el continente americano pero su producción se ha extendido por muchos rincones del mundo, incluyendo Rusia, China, Nepal o la India. Cada una de estas culturas ha desarrollado diferentes formas de preparar y consumir el amaranto así que hay un abanico de opciones del cual elegir.

 

Con información de : Whole Grains Council 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: