Alimentos funcionales que no deben faltar en tu despensa

Artículo en colaboración con: Salud 180 / 2016-05-23

Si queremos gozar de una buena salud física y mental, lo mejor es volver a lo natural y elegir comida que no sólo nos aporte nutrimentos sino que impacte de forma positiva a nuestro organismo, como sucede con los alimentos funcionales. Empero, ¿qué son y para qué sirven los alimentos funcionales?

 

Una investigación de la Universidad de Barcelona revela que los alimentos son funcionales cuando, además de nutrimentos tienen un efecto benéfico sobre el organismo como:

 

1. Regular la salud digestiva. Equilibran la flora intestinal por ser probióticos o prebióticos.

 

2.  Fortalecer el sistema cardiovascular. Al ser ricos en omega 3 y antioxidantes reducen el riesgo de desarrollar problemas del corazón.

 

3. Activar el metabolismo. Los principios activos de los alimentos funcionales previenen el desarrollo de obesidad y disminuyen los índices de glucosa.

 

¡Tenlos a la mano!

 

Después de saber para qué sirven los alimentos funcionales, es importante que los conozcamos a fondo para identificarlos y aprovechar al máximo sus cualidades nutricionales.

 

1. Soya y legumbres.

Contienen isoflavonas y dadzeina que impiden la reproducción de las células cancerígenas.

 

2. Cereales enteros

Al ser rico en fibra insoluble (lignanos) y flavonoides previenen la inflamación y favorece la eliminación de grasa y toxinas, así como la formación y consistencia de las heces.

 

3. Frutas, vegetales y tubérculos

Aportan fibra soluble y polifenoles que te ayudan a prevenir los efectos de los radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro. Ejemplos: arándanos, vino tinto, té verde.

 

4. Pescado azul, chía, aceites de semilla (oliva)

Al tener ácidos omega 3 y 6 protegen la salud cardiovascular al reducir la presencia de colesterol en el cuerpo.

 

5. Repollo, coles de Bruselas, coliflor, brócoli, ajo y cebolla

Por ser rico en organosulforados fortalecen el sistema inmune, previene el envejecimiento prematuro y el desarrollo de infecciones.

 

6. Yoghurt rico en probióticos

Este lácteo fermentado equilibra la microbiota intestinal y puede ayudar a regular la digestión, por lo que los episodios de tránsito lento, gases, ruidos y otros malestares digestivos serán cosa del pasado.

 

Ahora que ya sabes para qué sirven los alimentos funcionales, no olvides combinarlos con un estilo de vida saludable.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: