7 razones por las que la leche de vaca no es veneno

Harmonía / 2016-08-18

A pesar de que las hormonas se encuentran presentes naturalmente en todos los alimentos de origen animal que consumimos, en los últimos años se ha extendido la práctica de utilizar hormonas artificiales para que la industria láctea (aunque también la ganadera y avícola) logre maximizar su producción.

 

Cada día se extiende más la preocupación por las posibles repercuciones que esta práctica podría traer en la salud de los consumidores de lácteos y  existen muchas afirmaciones —con poco o nulo rigor científico— que vinculan las hormonas sintéticas a enfermedades como el cáncer, ¿son realmente tan dañinas las hormonas en la leche? 

 

1. Las hormonas naturales presentes en la leche de vaca únicamente ayudan al crecimiento de los terneros y pueden resultar inocuas cuando las consumen los seres humanos.

 

2. En el caso de las hormonas artificiales como la STBr, su uso está permitido por las autoridades mexicanas y estadounidenses puesto que la composición de la leche de vaca tratada con esta hormona es prácticamente idéntica a la que no la contiene.

 

3. Canadá o en la Unión Europea prohiben el uso de la hormona STBr bajo el argumento de que puede ser dañina para la salud de las vacas, nunca se menciona que sea dañina para los humanos. 

 

4. Diversos estudios prueban que la leche tratada con hormonas sintéticas es segura para el consumo humano.

 

5. En México no se permite el uso de hormonas en fórmulas para lactantes o leches de continuación especiales para bebés o niños pequeños pero no se considera en absoluto peligrosa en el resto de la leche.

 

6. La cantidad de hormonas activas que se puede consumir a través de la leche es mucho menor que la cantidad de estas mismas hormonas que produce el cuerpo humano naturalmente.

 

7. En 15 años de investigación, la Food and Drug Administration de EE. UU. no ha encontrado pruebas de que la leche de vacas tratadas con hormonas cause algún efecto secundario o adverso en el organismo humano.

 

Además, es importante considerar que los lácteos forman parte de las recomendaciones para una adecuada alimentación. Por ejemplo, en México, la Academia Nacional de Medicina publicó las Guías de Alimentación, en las que se recomienda el consumo de dos porciones de lácteos (en el caso de la leche equivale a dos vasos) por día a lo largo de todas las etapas de la vida.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: