5 tips infalibles para consumir pescados y mariscos de forma segura

Harmonía / 2017-06-26

Los pescados y mariscos son uno de los menús favoritos del verano. Y con razón, pues además de ser versátiles, frescos y deliciosos aportan una gran cantidad de proteínas y ácidos grasos saludables al organismo. Sin embargo, estos alimentos están relacionados con múltiples enfermedades debido a los altos niveles de polución de los océanos, que pueden llegar a contaminarlos provocando intoxicación e infecciones en quienes los comen. 

 

También lee: Dieta mediterránea, sana y deliciosa

 

Si quieres consumirlos de forma segura, aquí te decimos todo lo que necesitas saber para no arriesgar tu salud:

 

1. Dónde comprar

Evita los tianguis y las hieleras. Cuando vayas a comprar pescados o mariscos, procura hacerlo en supermercados o establecimientos especializados que tengan refrigeradores a la temperatura adecuada para la conservación de los productos. 

 

2. Fíjate a la hora de elegir

Cuando vayas a comprar, hazlo en lugares que cuenten con refrigeración adecuada y presta atención a estos tres factores:

  • Ojos cristalinos y saltones, no hundidos.
  • Agallas brillantes; evita las opacas.
  • Carne firme (que al oprimirla, no se queden hundidos los dedos).
  • Los mariscos deben estar firmes, no babosos.

 

3. Consérvalos apropiadamente

Tanto los pescados como los mariscos deben mantenerse en refrigeración. Guárdalos en recipientes con tapa o bolsas selladas y procura sacarles todo el aire. No permitas que se descongelen si no piensas consumirlos o prepararlos en ese momento.

 

4. Conoce su duración en refrigeración

Para evitar consumirlos en mal estado es importante saber cuánto duran en refrigeración: los mariscos duran de 3 a 5 días, los pescados azules se deterioran antes que los blancos y duran de 4 a 6 días, mientras que los blancos pueden llegar a durar 1 semana y media.

 

5. Cuando vayas a comer

Revisa sobre todo los pescados y mariscos empanizados y capeados. Huélelos antes de probarlos y no los comas si percibes un olor a amoníaco, que indica que ha iniciado su proceso de descomposición. La consistencia debe ser lisa y tersa, no deben estar despedazados o grumosos ni presentar manchas.

 

También lee: ¿Anemia? Estos son los mejores alimentos con hierro

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: