5 formas de incluir alimentos prebióticos en tu dieta

Harmonía / 2016-05-11

Los alimentos prebióticos benefician al crecimiento de las bacterias en el tracto digestivo, ayudando así a mejorar su salud y buen funcionamiento. Además, sus funciones no se limitan a las bacterias, pues diversos estudios han demostrado que pueden mejorar la absorción de calcio y hierro, ayudando por ejemplo, a prevenir la osteoporosis.

 

Estos alimentos, cuyo nombre significa literalmente “promotores de vida”, son en su mayoría hidratos de carbono no digeribles, como la fibra que se puede hallar en las cáscaras de las frutas y verduras. Aunque también los encontramos añadidos en alimentos procesados como lácteos y cereales.

 

¿Cómo puedo incluir prebióticos en mi dieta?

 

Los alimentos prebióticos son parte de los llamados alimentos funcionales y pueden ayudar a balancear cualquier dieta. Te presentamos cinco formas en que puedes incorporarlos en la tuya:

 

  1. Desayuna yoghurt con fruta diariamente. Está comprobado que los fructooligosacáridos de la fruta funcionan como prebióticos que ayudan a estimular el crecimiento y la conservación de los probióticos del yoghurt.
  2. Consume verduras de hoja verde crudas. Las verduras de hoja verde, como la espinaca o la acelga, están conformadas casi en su totalidad por fibra y agua, por lo que su acción prebiótica es muy eficaz.
  3. Incluye raíces en tu alimentación. Las raíces como la zanahoria, el rábano, el apio y la yuca contienen nutrimentos fundamentales para el buen funcionamiento del organismo y son excelentes complementos prebióticos.
  4. No te olvides de los cereales integrales. Los cereales integrales, principalmente trigo, avena y arroz, poseen un muy alto contenido en fibra no digerible, por lo que también funcionan como prebióticos.
  5. Los lácteos son insustituibles. La mayoría de los lácteos que encontramos en el mercado están adicionados con fibra, ya sean fructooligosacáridos o lactulosa, que son utilizados por los microorganismos probióticos para proliferar.

 

Como ves, incluir alimentos prebióticos en tu alimentación cotidiana es más sencillo de lo que parece. No olvides que junto con la buena alimentación, la hidratación y la actividad física son la clave para una vida saludable.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: