10 formas de practicar el mindfulness mientras comes

Harmonía / 2017-01-30

El mindfulness es la práctica del estado consciente en el presente. Parece sencillo, ¿no? Se trata únicamente de crear una disciplina mental que nos permita vivir cada momento desde la relajación y la atención plena. Sin embargo, alcanzar los niveles de evolución espiritual que el mindfulness representa no es tan fácil. Muchas veces el ego se interpone y la costumbre nos lleva a escucharlo y perdernos en el camino.

 

Por eso muchos terapeutas trabajan con técnicas para poco a poco incluir el mindfulness en la vida diaria de sus pacientes, y también se han diseñado aplicaciones para practicar este conocimiento. Nosotros creemos que cada momento del día es una excelente oportunidad para acercarse al mindfulness, por eso te contamos 10 formas de practicar el mindfulness mientras comes.

 

1. Elige con cuidado tus alimentos

Para habitar el presente debemos cuidar nuestro cuerpo desde ahora. Prefiere los alimentos que sean saludables para ti.

 

2. Incluye tus propios deseos en esa elección

Dentro de lo saludable, practica escuchar a tu cuerpo y distinguir qué se te antoja y por qué. ¿Dulce? ¿Salado? ¿Agua? ¿Jugo de frutas? ¿Qué quieres en ese preciso momento?

 

3. Aprovecha para agradecer

Crea el hábito de agradecer antes de cada comida. No tiene que ser a algún dios en particular, simplemente puedes agradecer por el momento presente.

 

4. Antes de comer, repasa tu estado

Observa el ritmo de tu respiración y la sensación de tu cuerpo. Sólo observa, no juzgues ni modifiques.

 

5. Observa tu comida

Identifica los colores, las texturas, los olores. Vive cada momento con atención.

 

Te recomendamos: ¿Tu dieta no es la adecuada para ti? 5 formas de saberlo

 

6. Date un tiempo

Aprovecha la comida para tomarte un tiempo fuera de la rutina. No comas por costumbre y con prisa; hazlo con calma y disfrutando.

 

7. Determina si te gusta lo que comes o no

Para hacerlo, identifica los sabores de todo lo que comes y las sensaciones que generan en tu cuerpo. Repasa si te gustan o no.

 

8. Reconoce tu saciedad

Cuando comemos y nos sentimos mal después es porque comimos de más o nos quedamos con hambre. Practica la sensación de saciedad escuchando a tu cuerpo y no comas más de lo que necesitas.

 

9. Conócete mediante tus sensaciones

Hay personas que sienten culpa después de comer, otras sienten ansiedad. ¿Qué dice sobre ti lo que sientes y piensas después de comer?

 

10. Mantén la atención consciente

Desde el primer bocado hasta el último, mantén tu mente en el presente y observa todas tus sensaciones. No te juzgues por cualquier cosa que puedas descubrir.

 

Recuerda que cada momento puede aprovecharse para practicar el mindfulness. Pasos similares a los anteriores pueden hacerse antes de un baño, una película, una fiesta y un enorme etcétera. Incorpora esta práctica a tu vida y disfruta tu presente.

 

Con información de Mindful

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿En qué momentos practicas el mindfulness?
¿Te das suficiente tiempo para comer?

Te podría interesar

Te podría interesar