Conoce tus 3 cerebros y aprende cómo vivir con ellos

Harmonía / 2017-03-02

Al leer el título de esta nota quizá te sientas un poco desconcertado, ya que de acuerdo con tu percepción sólo tienes un cerebro. Sin embargo, este cerebro está compuesto de diferentes sistemas que actúan de maneras muy distintas. Todos hacen su contribución a quienes somos y para preservar nuestra integridad física, pero en ocasiones sus respuestas son contradictorias. Entender esto te puede ayudar a identificar cuál es la parte de tu cerebro que te ayuda a poner metas, como hacer ejercicio o comer saludablemente, y qué parte parece sabotearte en busca del placer de devorar algunos panecillos azucarados frente a la televisión. Para comprender cada uno de estos sistemas, podemos utilizar nuestra imaginación y visualizar que tenemos en realidad tres cerebros que nos dicen cosas diferentes porque sus prioridades también son distintas. A continuación te los presentamos. 

 

1. Cerebro reptiliano

Esta parte de tu cerebro está localizada justo en el centro de tu cabeza y consiste en el bulbo raquídeo y el cerebelo. Es nuestro cerebro más primitivo y lo compartimos con los reptiles y las aves. Su comportamiento es básicamente reactivo, ya que su responsabilidad fundamental es asegurarse de la supervivencia física, de tal forma que podemos imaginarlo como nuestro guardaespaldas personal, pues monitorea la respiración, la circulación sanguínea, el sistema reproductivo, los mecanismos de defensa y el hambre. El cerebro reptiliano reacciona al miedo y al dolor. Además, no tiene la habilidad de diferenciar entre la realidad y la imaginación, por lo que que el hábito de especular y preocuparte por eventos imaginarios que pueden o no suceder en un futuro crea una respuesta de estrés y ansiedad similar a las generadas si el peligro fuera real. Pero eso no es todo: el cerebro reptiliano tampoco puede diferenciar entre eventos pasados, presentes y futuros; por eso cuando recordamos un evento traumático este mecanismo entra en acción para protegernos, lo cual puede resultar en un ataque de pánico o ansiedad.

 

Te puede interesar: ¿Qué tan rápido es en realidad el cerebro humano?

 

2. Cerebro mamífero

Este cerebro es lo que se conoce como sistema límbico y rodea el cerebro reptiliano. Incluye la amígdala y el hipocampo y compartimos este tipo de cerebro con otros mamíferos tales como caballos, perros, gatos y ratones. El sistema límbico tiene como responsabilidad fundamental buscar el placer y evitar el dolor o la incomodidad, de tal manera que los eventos y los objetos adquieren matices emocionales que los clasifican en agradables o dolorosos. Este cerebro tampoco tiene una noción clara del tiempo y no puede diferenciar entre la realidad y la imaginación, así que si piensas en algo agradable el sistema límbico entra en acción totalmente convencido de que necesitas experimentar este placer, por lo cual quizá estés intentando dejar de fumar, pero cuando piensas en cuánto se te antoja un cigarro este sistema te impulsa a ir tras el placer de encender uno. 

 

3. Cerebro cognitivo

Esta es la capa que rodea al cerebro mamífero o sistema límbico y está presente en otros primates como gorilas, chimpancés y delfines. Esta parte del cerebro está relacionada con la lógica y el razonamiento, el procesamiento de información y el lenguaje hablado y escrito. Esta es la zona del cerebro encargada de la planeación y de poner metas, además de ayudarnos a decodificar la información recibida a través de los sentidos. Esta parte del cerebro gusta de enfrentar creativamente nuevos retos y no le es necesario contar con un banco de recuerdos o datos para procesar la información del momento presente. A diferencia del cerebro reptiliano y el sistema límbico, esta zona encargada de la cognición opera a un nivel consciente.

 

 

Con información de Neuroscience. Exploring the Brain

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar