Mitos sobre el papiloma aclarados por una experta

Harmonía / 2017-06-13

El virus del papiloma humano, conocido simplemente como papiloma y cuyas siglas son VPH es una enfermedad de transmisión sexual muy común. De hecho, es tan común que es probable que hayas escuchado hablar sobre el papiloma más de una vez. Incluso puede ser que tú o alguno de tus conocidos hayan tenido papiloma, ya que esta enfermedad se presenta en el 80% de la población con vida sexual activa.  

 

Sin embargo, entre todo lo que las personas comentan acerca del VPH muchas dudas comienzan a surgir, y no siempre podemos aclararlas sin ayuda de un experto. Por eso entrevistamos a la doctora Anais Gabriela Reyes Navarro, ginecóloga que pueden contactar en Doctoralia y que nos ayudó con algunas dudas típicas al momento de hablar de papiloma.

 

¿Qué tan común es el VPH?

8 de cada 10 personas con vida sexual activa han tenido contacto con el virus, y pueden desarrollar una infección.

 

¿Una persona puede tener VPH pero no desarrollar la infección?

Sí, una persona puede tener y contagiar el VPH pero no desarrollar la infección. Para que el virus se desarrolle en alguien tiene que ver con ciertos hábitos como tabaquismo, estilo de vida, su sistema inmune y edad.

 

¿Existen distintos tipos de papiloma?

Existen más de 100 tipos distintos de VPH. Éstos se dividen en dos: los que infectan la piel y los que infectan mucosas como la parte interna de la vagina. De estos 100 tipos de papiloma que existen, algunos se relacionan con el desarrollo de un cáncer y otros con la aparición de verrugas genitales, conocidas como condiloma.

 

Por eso, el papiloma se divide en lesiones de alto grado, que son, por ejemplo, el virus 16 y el 18, y que están más vinculados con el desarrollo del cáncer, y lesiones de bajo grado, como el virus 6 y 11, con aparición de verrugas.

 

A las lesiones de alto grado debe darse un tratamiento oportuno y mantener un seguimiento constante del paciente, pues la probabilidad de desarrollar un cáncer es alta. Mientras que a las lesiones de bajo grado sólo debe mantenerse cierta vigilancia, pues en el 90% de los casos desaparecen solas.

 

Es importante aclarar que el tratamiento del papiloma logra que la lesión desaparezca, y en muchos casos no vuelve a aparecer; pero en otros, en el organismo queda una carga viral que puede transmitir el virus y podría manifestarse de nuevo. Por eso, se recomienda que una vez infectado de papiloma, aunque se quite la lesión hay que continuar con las revisiones anuales y consultas con el ginecólogo.

 

¿Cómo se contagia el VPH?

En el 99% de los casos se contagia por contacto sexual. Por eso es una enfermedad de transmisión sexual. Además, el virus requiere ciertas condiciones para sobrevivir, y eso no permite que pueda contagiarse en baños públicos, albercas o con juguetes sexuales.

 

¿Cómo podemos evitarlo?

Lo ideal es la abstinencia, pero entendemos que eso no es tan común. Por eso, se recomienda limitar el número de parejas sexuales y se recomienda utilizar preservativo aunque éste sólo protege el área ocupada por el preservativo, y las demás áreas que no se cubren, si tienen lesión, pueden contagiar. También se recomienda no fumar pues el tabaco daña los tejidos, mantener una dieta rica en antioxidantes, hacer ejercicio y en general fortalecer el sistema inmune.

 

¿Qué síntomas presenta el VPH?

El 90% de las personas no saben que tienen VPH porque este virus no presenta flujo ni comezón. Sólo, a veces, verrugas en la piel. Por eso es tan importante asistir al ginecólogo por lo menos una vez al año y realizar revisiones como colposcopía o papanicolau para identificar con tiempo el virus del papiloma humano.

 

El contagio de VPH puede identificarse desde 6 meses después de la relación de riesgo hasta 10 años más tarde. Las revisiones constantes son clave para prevenir el desarrollo del virus si no se detecta a tiempo.

 

¿Qué puedes decirme sobre la vacuna contra el VPH?

La vacuna debe aplicarse entre los 9 y 12 años de edad. Es clave en la protección contra el papiloma debido al alto porcentaje de personas que tienen contacto con el virus, y se recomienda aplicarla antes de comenzar la vida sexual. Si se coloca después, todavía puede proteger contra otros tipos de virus, pero no es 100% efectivo. En estos casos se recomienda hablar con el médico para contemplar los beneficios de hacerlo.

 

Existen dos tipos de vacunas: una contra el virus oncogénico, como el 16 y el 18, y otra que cubre los oncogénicos y también las del virus 6 y 11, que causan verrugas. Recomiendo la segunda porque tiene mayor cobertura de protección.

 

La vacuna no protege contra todos los tipos de papiloma, pero sí contra una parte que es muy común. Además, al vacunarte contra estos tipos de VPH se adquiere protección contra otras variantes pues son similares a otros tipos de virus. Por ejemplo, también se protege del 30 y 35 que son de alto riesgo, pero son familiares al 16 y 18.

 

La vacuna se dosifica tres veces al mes durante 2 meses y luego durante 6 meses. No tiene efectos adversos que no sean patologías propias del paciente ni ha habido alertas sanitarias que la contraindiquen.

 

Los hombres también deben aplicarse la vacuna pues son los principales transmisores del papiloma, incluso si no presentan síntomas.

 

De acuerdo con la doctora Anais Gabriela Reyes Navarro, para evitar problemas con el VPH es fundamental la prevención y no resistirnos a la vacuna. También es importante no automedicarse, ir a revisiones anuales con un médico profesional y no realizar tratamientos que no sean recomendados por expertos.

 

Los médicos de Doctoralia están disponibles en su sitio web para cualquier duda o aclaración. Encuentra a la doctora Anais Gabriela Reyes Navarro, experta en el tema, aquí.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar